miércoles, 22 de febrero de 2017

Docentes jubilados y pensionados de Aragua en la calle exigen bono de alimentación y salud

Colegas jubilados de Aragua también se fueron a la calle a exigir que se cumpla la ley que les otorga los bonos de alimentación y salud. 





¡BASTA DE DISCRIMINACIÓN!

¡TAMBIÉN COMEMOS!







¡EN LA CALLE POR NUESTROS DERECHOS!






EXIGIMOS BONOS DE SALUD Y ALIMENTACIÓN

Docentes jubilados exigen bono de alimentación y salud


La Asociación Civil de Educadores Jubilados y Pensionados de la Región Capital salió ayer a la calle a exigir al gobierno el ejecútese de la Ley del Bono de Alimentación y Medicinas aprobada por la Asamblea Nacional. Les mostramos imágenes de la protesta




¡BASTA DE DISCRIMINACIÓN!






¡LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS TAMBIÉN COMEN!










¡EXIGIMOS BONO DE ALIMENTACIÓN Y MEDICINAS!




MADURO, EXIGIMOS EL EJECÚTESE DE LA LEY BONO DE ALIMENTACIÓN Y MEDICINAS

martes, 21 de febrero de 2017

LOS JUBILADOS Y PENSIONADOS TAMBIÉN COMEMOS


Los Pensionados y Jubilados no podemos sobrevivir con 40.638 Bs, monto que no alcanza para comprar los alimentos ni las medicinas. Cada día se nos acorta la vida por tan insignificantes ingresos que no pueden hacer frente a la alta inflación y costo de la vida. La Ley del Bono de alimentación y de medicinas ya tiene el visto bueno del TSJ, por tanto es legal. ¿Hasta cuándo debemos esperar para que la sensibilidad del ejecutivo la haga realidad?

¡Exigimos el Ejecútese del Bono de Alimentación y Medicinas Ya!

¡Justicia Social para los Pensionados y Jubilados de Venezuela!

¡Alimentación y salud son derechos humanos!


ASOCIACIÓN CIVIL DE EDUCADORES JUBILADOS Y PENSIONADOS DE LA REGIÓN CAPITAL ASOCEJUPRC




¡DE PIE SIEMPRE, DE RODILLAS NUNCA!

lunes, 20 de febrero de 2017

En peligro el otorgamiento de créditos a los trabajadores de la educación por parálisis del IPASME

PEDRO GARCÍA, PRESIDENTE DEASOCEJUPRC
Los afiliados al IPASME tienen tres meses sin poder solicitar ni procesar ningún tipo de crédito, ya sea éste personal, refacción o hipotecario. También están congelados todos los procedimientos y trámites administrativos de cobranzas, nuevas afiliaciones y beneficios interconvenio.

Lo grave del asunto es que la Junta Administradora de la institución de previsión social del magisterio, mantiene un silencio irresponsable y no da la cara para explicar la causa de tal parálisis que afecta a más de 500 mil beneficiarios.

Se logró conocer de voz de los propios trabajadores, que la inoperancia administrativa se debe presuntamente a una falla prolongada del sistema operativo en la sede principal lo que tiene prácticamente de paro administrativo a todos sus trabajadores ya que desde que se presentó esta situación están sin hacer nada.

Desde la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados de la Región Capital, le exigimos a la Junta Administradora del IPASME solución inmediata a esta parálisis que afecta el goce de los beneficios sociales de los trabajadores de la educación. La situación se agrava más porque existe el riesgo de anulación de miles de solicitudes de créditos hipotecarios y de refacción que están en trámite, hasta el punto que muchos trabajadores de la educación pueden perder cuotas iniciales y negociaciones ya adelantadas en la adquisición de viviendas. Frente a este posible daño patrimonial al trabajador, el IPASME debe responder resarciendo los posibles daños causados a quienes puedan verse envueltos en esta situación donde el único responsable es la autoridad administrativa del IPASME.

Así mismo solicitamos a las autoridades competentes su avocamiento en la investigación de esta irregularidad, que además de afectar a todos los trabajadores de la educación, pudiera causar daño patrimonial a la institución.


Pedro García.
Presidente de la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados de la Región Capital
ASOCEJUPRC

domingo, 19 de febrero de 2017

Maestros, seamos la luz de la nación. A luchar por el cambio político y la restitución de la democracia


El régimen que tiraniza a Venezuela la tiene sumergida en la más cruel descomposición social, en la peor crisis de su era republicana, determinada por el retroceso en el ejercicio de las libertades, en los derechos civiles y políticos, por la profundización de la pobreza, el hambre, la miseria, la impunidad y la inmoralidad. Una crisis que llena de desasosiego principalmente a quienes dependemos de un salario, un sueldo o una pensión.

El despotismo instaurado en nuestro país ha terminado por destruir todo y ha defraudado las esperanzas de los venezolanos. Un gobierno mafioso e incapaz de resolver los problemas del pueblo, que ha estafado al desposeído con su ramplona fraseología revolucionaria, cuya conducta en ningún momento ha estado orientada a buscar  la libertad del oprimido, sino tener mayor control y poder para mantener la opresión.

Ante la exigencia de mejores condiciones de vida y de justicia social, el gobierno del presidente Maduro ha respondido con la represión generalizada e indiscriminada, conformando un aparato represor que incluye todas las instituciones del estado, principalmente el Poder Judicial, las Fuerzas Armadas y hasta el Poder Electoral, como brazos ejecutores de esta represión y del cercenamiento de derechos humanos fundamentales.

Las orientaciones gubernamentales han pretendido colocar a la educación al servicio de un partido, para así mantener el control político de toda la población, utilizando la estética del mesianismo y el bolivarianismo.

En esta línea de acción, han caotizado y destruido el sistema educativo venezolano, sus principios democráticos y la escuela. Han desprofesionalizado la carrera docente, empobrecido y mancillado las condiciones de trabajo, las condiciones de vida y la dignidad del maestro venezolano. La educación es el reflejo de lo que es el actual gobierno venezolano. 

Por esto es urgente un cambio político en nuestro país, que transforme el actual estado de cosas y que borre la desgracia en que se ha convertido vivir y educar en Venezuela. Que reconstruya desde los cimientos una nueva república con una nueva ética ciudadana.

El magisterio venezolano aspira que la educación sea un factor importante en la transformación productiva, por eso debemos conquistar una educación democrática y científica. Un sistema educativo que tenga las condiciones materiales para que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea óptimo. Los maestros anhelamos una carrera docente digna, que contribuya con desarrollo material y espiritual de quienes cumplimos con la noble labor de educar a nuestro pueblo. Para ello se requiere un gobierno de plenas libertades democráticas, de igualdad, de justicia y bienestar. En fin, un estado soberano e independiente, que responda al interés nacional, que fomente una democracia participativa, protagónica, electiva y de mandatos revocables.

El momento que vivimos le exige al magisterio retomar su papel de protagonista de la lucha por el cambio. Por eso el educador debe decidirse a acompañar este deseo del pueblo y así la fuerza transformadora será mayor.

Desde el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez llamamos a impulsar y producir el cambio político que abra los caminos a una educación para el desarrollo nacional. Convocamos a que en cada institución educativa, en cada lugar de trabajo se realicen asambleas para organizar a los colegas, a los empleados y obreros, a los estudiantes y sus representantes. Que las asambleas sean la expresion primigenia de una nueva democracia, la semilla de un nuevo poder. Que la participación de todos en cada liceo, en cada escuela y colegio resuma un gran movimiento nacional que oriente al país por el sendero de la lucha para la felicidad. Que sea el magisterio la luz de la nación

Convirtamos en acción una vieja consigna que brotó de la lucha magisterial: ¡la clase de hoy la damos en la calle! Convirtamos la calle y las asambleas en espacios de democracia, de protagonismo de base, de civismo al lado de la fuerza popular.

¡Por una educación democrática y científica, abajo la dictadura!


MOVIMIENTO DE EDUCADORES SIMÓN RODRÍGUEZ

martes, 14 de febrero de 2017

Docentes jubilados alertan ante anuncio de pago de prestaciones sociales


La Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la región capital (Caracas, Miranda y Vargas) fijamos posición ante el nuevo anuncio del pago de las prestaciones sociales a los trabajadores de la educación por parte del gobierno nacional.

Nos declaramos en alerta por cuanto los pagos deben ser sobre la totalidad de la deuda que aún mantiene el Estado con los trabajadores de la educación. No es solo el pago de las prestaciones sociales, también el gobierno debe cancelar los intereses de mora que nunca ha cancelado a ningún trabajador desde el año 2000 hasta la fecha. Igualmente, debe pagarle a todos los trabajadores de la educación que introdujeron recursos de reconsideración ante los pagos chucutos e incompletos de sus prestaciones en años anteriores y las diferencias por errados cálculos. Se han dado casos de docentes con 30 años de servicio y posgrado que cobraron el año 2014 10.000 Bs de prestaciones sociales. El MPPE ha hecho caso omiso de estos reclamos de miles de docentes jubilados a quienes se les ha penalizado por partida doble. 

Por otro lado, el monto de 25 millardos difícilmente pueda alcanzar para pagarle a todos los jubilados desde el 2007 hasta el 2015, quedando aún fuera los del año 2016. Con este monto el gobierno pretende solventar la situación de pagos tardíos a 46.516 trabajadores docentes, administrativos y obreros por concepto de prestaciones, egresados por renuncias, destitución, remoción y fallecimiento.

No hay justicia social con los trabajadores jubilados y pensionados cuando el Estado es moroso y negligente, ya que se cuentan por miles los trabajadores que han fallecido esperando el pago del fruto de su trabajo de toda una vida. Cobrar las prestaciones sociales devaluadas y sin los intereses de mora no es justicia y el daño patrimonial causado al jubilado y pensionado es irreparable, más grave aún ante esta situación de alta inflación, escasez y devaluación del signo monetario que convierte estas prestaciones, que comenzaron a cancelarse a 2000 trabajadores de la educación, en sal y agua, pues no alcanzan en el mejor de los casos para adquirir ni siquiera una moto usada.

Por tanto, exigimos al MPPE:
  1. La cancelación de la totalidad de los pasivos laborales y no solo una parte de ellos. ¡Pago de los intereses de mora ya!
  2. Le sean canceladas las diferencias de las prestaciones adeudadas a quienes se les calcularon erróneamente. ¡Respuesta ya a los recursos de reconsideración!
  3. Entrega inmediata del documento de finiquito para todos los trabajadores jubilados que aún no se les ha consignado.
  4. Habilitación en cada Zona Educativa y el MPPE de una oficina especial para atender los reclamos y recibir los recursos de reconsideración que realicen los trabajadores de la educación por inconsistencias y pagos incompletos en sus prestaciones sociales.
  5. Sean atendidas las Asociaciones y Organizaciones de Jubilados y Pensionados que planteen situaciones colectivas de sus asociados por ante las oficinas de Recursos Humanos y Prestaciones Sociales de las Zonas educativas y del MPPE.

Por la Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la región capital (Caracas-Miranda-Vargas):

Pedro García, Presidente; Yoelis Eligón, Vice-presidenta; Marlene Jorge, Sec.de Organización; Mary Martínez, Tesorera; Areani Bruzual, Sec. de Actas; Diany Parra, Sec. de Salud y Bienestar social; Eulogio Figuera, Sec. de reclamos; Gabino Rojas, Sec. de información y Orlando Gil, Sec. de Recreación.


¡Educadores jubilados, de rodillas nunca, en pie de lucha siempre!

sábado, 14 de enero de 2017

A propósito del comunicado del Ministro de Educación Elías Jaua.


Lamentable el asesinato de la profesora Luisa Cesar en manos del hampa. Otro hecho que enluta nuevamente al magisterio. Esto pasa ahora con cualquier ciudadano de pueblo. Esta vez le tocó a una maestra, a una pedagoga. Desde el  Movimiento de Educadores Simón Rodríguez expusimos  nuestra solidaridad magisterial para con sus familiares y compañeros de trabajo. 

Quiero compartir  una reflexión muy sincera sobre el comunicado oficial del nuevo Ministro de Educación, Elías Jaua. 

Desde que decidí ser educadora, en el camino me topé con la pedagogía de la esperanza y desde ese momento creí que era la vía para encontrarme con la pedagogía del oprimido y así buscar la práctica de la libertad. Pero señor ministro Jaua, su comunicado deja claro que durante los 17 años que tiene usted y  su partido gobernando Venezuela, la educación aun no ha encontrado la libertad del oprimido. 

Usted sería el séptimo Ministro de Educación comprometiéndose con la convivencia, la paz y la vida. Pero es precisamente en nuestras calles, liceos y escuelas donde usted y su gobierno no han estado comprometidos realmente con la pedagogía de la liberación del oprimido, ni con la paz, ni con la vida. 

Ministro Jaua, lo que hay en nuestras escuelas y liceos es violencia escolar y lo que usted expone en su comunicado ya otros ministros  lo han dicho, utilizando la misma partitura.

Por cierto, vienen a mi mente dolorosos hechos que el magisterio ha pasado.  Recuerdo lo que sucedió con un grupo de colegas docentes en Barlovento, cuando la delincuencia desatada  robó las bolsas de comida a maestros que venían caminando en la madrugada sin ninguna seguridad policial. Viene a mi mente también el fallecimiento de la colega del estado Apure Luisa Blanco, quien no encontró seguridad social a pesar de que es un derecho y murió con su hijo en el vientre. Recuerdo el asesinato de la colega jubilada del estado Yaracuy, profesora Ana Teresa Carreño.

Le invito ministro Jaua a que investigue en la UE Gran Colombia, centro piloto educativo de la "educación bolivariana", la situación de inseguridad con que trabajan los docentes de esa institución. Investigue  un sin fin de situaciones que reflejan la crisis y la  descomposición social en que está sumida Venezuela desde hace 17 años.

No basta con un comunicado oficial señor ministro, el mismo no va a resucitar a los inocentes ciudadanos que han perdido su vida por esta crisis económica, social, de valores, de ética y de ciudadanía. De lo que si estoy segura es que el país y su educación necesitan urgente una reconstrucción. Y ahí estaremos los docentes que estamos empeñados en seguir luchando por la liberación del oprimido. 

Profesora Raquel Figueroa