viernes, 1 de mayo de 2020

La UDSE se une al llamado de constituir un Gobierno de Emergencia Nacional

Este 1° de mayo la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE) se dirige al magisterio, a todos los sectores laborales del país y a la sociedad en general. 

Exponemos:
  1. El trabajador viene padeciendo mucha hambre y miseria a causa de las diversas medidas económicas de Maduro y su grupo político, donde el último aumento ha sido un irrespeto y una burla a la dignidad de los trabajadores.
  2. Que la ruina del país y el deterioro de las condiciones de vida de la familia trabajadora son evidentes y con esta pandemia quedan más al descubierto. 
  3. Que conseguir alimentos y medicinas se ha vuelto una proeza, que la pobreza extrema se ha multiplicado al punto que familias enteras se acuestan con el estómago vacío o comen de la basura.
  4. Que los salarios se han pulverizado, llevándose por encima el valor del trabajo como factor de progreso.
  5. Que de la industria nacional quedan ruinas y escombros, porque la política económica solo ha creado aguijones para una minoría a costa de la propia destrucción de la vida de los trabajadores.
  6. Que la educación se encuentra en un total desplome como derecho humano desde antes de la aparición del COVID19. En este contexto, la pandemia ha sido utilizada estratégicamente para trasladar a la familia la responsabilidad del Estado de garantizar la educación como lo establece la constitución, al el punto de que sobre los hombros de la familia recae la finalización de este año escolar.
  7. La grave crisis que presentan los educadores jubilados que no saben si decidir vivir o morir porque el Estado ha abandonado completamente este sector. 
  8. La seguridad social y la Institución de Protección Social como el IPASME se le fue arrebatado al magisterio.
Por eso, este 1° de mayo los educadores asumimos:

  • Incorporarnos al llamado de constituir un Gobierno de Emergencia Nacional, que sea construido desde la unidad del pueblo, emprendiendo organizativamente el trabajo por una nueva democracia verdaderamente libre y soberana, que impulse la producción nacional.
  • Salvar la educación en función de la formación de ciudadanos en y para la libertad, sin hipotecar conciencia ni prefigurando actitud sumisa ni obediente. 
  • Construir una educación que promueva la activa participación del ciudadano en las transformaciones políticas y sociales que Venezuela demanda. No debe ser una institución formadora de eunucos, al contrario; debe involucrarse en los problemas de la sociedad, descubrirlos y buscarle soluciones útiles con sentido colectivo. 
  • Levantar unas líneas políticas educativas para el lanzamiento del desarrollo tecnológico del país, para el ascenso social.
  • Impulsar una nueva pedagogía, la pedagogía de la nueva democracia, de la conciencia ciudadana.
  • Rescatar el valor del salario y la dignificación de la profesión docente.
  • Lograr la libertad de todos los presos políticos, dirigentes sindicales y educadores que hoy se encuentran secuestrados por el régimen.
  • Unirnos con el resto de los trabajadores del país para redimir la esperanza y lograr una sociedad con justicia. 


¡Salvemos a Venezuela!


¡Salvemos la Educación!


Gobierno de Emergencia Nacional



Unidad Democrática del Sector Educativo

@UDSE_







1° de mayo 2020

lunes, 13 de abril de 2020

La pandemia, el derecho a la vida y el papel de la educación en estas circunstancias

Desde el año 2018, a raíz de la aplicación de las medidas económicas nefastas, la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE) ha venido alertando sobre el desplome de la educación como derecho humano que en el marco de la emergencia humanitaria compleja. Llegada la pandemia a Venezuela, la educación ha sido uno de los reflejos de la crisis social que ha demostrado un avance vertiginoso y un alejamiento de las metas del milenio establecidas por la UNESCO. Recubrir con fraseología esta realidad no es atender con responsabilidad lo complejo de esta pandemia y sus efectos en el pueblo, que viene soportando las penurias de esta injusta e inhumana crisis económica y social.

Dejamos claro en nuestro pronunciamiento de fecha 31 de marzo 2020 que lo prioritario es salvar a la humanidad con la solidaridad mundial. Sin embargo, en este nuevo pronunciamiento queremos fijar posición crítica frente a las últimas políticas decretadas por Nicolás Maduro y ejecutadas por Aristóbulo Isturiz, referente a la finalización del año escolar 2019-2020 en casa bajo el plan “ Cada Familia una Escuela”, acompañado por la estrategia de la modalidad a distancia.

El régimen ha insistido, y más en este contexto de contingencia, en desarrollar una política educativa centralizada y ajustada a la intervención específica del hecho pedagógico, aislando al docente como el profesional conocedor de las realidades sociales, académicas y formativas de los estudiantes, de su entorno familiar y de la escuela, actuando contra los principios constitucionales. En este caso, el docente pasa a ser un ente sumiso y obediente de las estrategias trazadas. No cumplirlas trae como consecuencia el acoso laboral por parte de funcionarios del MPPE en la propia casa del maestro, donde cumple el aislamiento social. El régimen, utilizando su poder hegemónico, en esta pandemia ha alterado el sentido de responsabilidad de suministrar las herramientas para que los docentes y las familias, desde sus casas, puedan tener las condiciones necesarias a fin de abrir espacios de aprender en el hogar mientras se esté en esta situación sanitaria. Al contrario, aparte del control social que ejerce, también promueve el control pedagógico para aniquilar la función docente. Es como pedirle a un trabajador de limpieza de un hospital que discuta con el médico cirujano las técnicas para operar, a sabiendas que la función de ese trabajador es otra. En definitiva, lo que queremos ilustrar es que acordar los contenidos pedagógicos sin el maestro significa que se está quebrantando la función docente y a la propia escuela, por más que hoy esté en la casa.

Estamos seguros que el maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa le recordaría a Aristóbulo Istúriz aquella presentación que realizó por allá en el año 2006, cuando intentaba profundizar los escritos sobre el Estado Docente. Tal vez diría: "Aristóbulo, la teoría y la práctica la tienes en una profunda contradicción",


La educación a distancia no es un fin en sí misma, sino un medio que apoya al encuentro del conocimiento


Siendo la educación a distancia una metodología de enseñanza-aprendizaje que se desarrolla parcial o totalmente a través de las tecnologías de información y comunicación, bajo un esquema bidireccional entre profesor y estudiante, es necesario que se cuente con una serie de condiciones para que su implementación pueda ser eficaz. La evaluación realizada por las propias Zonas Educativas sobre este punto en particular, ha registrado que los problemas sociales del docente y de las familias han tenido un peso para que este sistema a distancia no haya sido lo más activo posible en las primeras semanas de su implementación. La UDSE ha verificado que de cada diez (10) familias seis (6) en las grandes ciudades no tienen acceso a Internet ni celulares inteligentes para poder entrar a las plataformas comunicacionales planteadas por el MPPE, mucho menos en Estados como Delta Amacuro, Amazonas o zonas estrictamente rurales. 

Por otro lado, los docentes de los diferentes niveles no tienen las suficientes herramientas e instrumentos para construir materiales de apoyo y menos se ha logrado la comunicación con todos los estudiantes para buscar un mecanismo de evaluación. A esto se agrega el gran porcentaje de estudiantes de educación media que iniciaron el proceso escolar 2019-2020 sin docentes especialistas en las áreas de biología, química, física, matemática, Ingles ¿qué pasará con esto? De la misma manera ¿Qué pasará con los niños y adolescentes de educación especial? que requieren actividades presenciales que son insustituibles porque cada niño bajo esta condición vive un proceso distinto. Cada día que se pierde puede significar el retroceso para ellos que no pueden recuperar. Por ser esencial las actividades relativas al desarrollo psicosocial y motor para este sector, es urgente la planificación de la atención desde la casa con el acompañamiento de los especialistas. Problema puntual es que los educadores no tienen las condiciones tecnológicas y tampoco se la han suministrado.

Aunado a este cuadro, se agrega la carga que tiene el docente y su grupo familiar de atender a la vez la escasez de agua, luz, comida. Y lo hace con unos salarios desvalorizados y devaluados. Que se haya extendido el estado de alarma por 30 días más, requiere urgentemente que el patrono pague la deuda de aumento salarial de 280% contraído en la II Convención Colectiva Única y Unitaria, aparte de los beneficios sociales y de seguridad social. 

Maduro y Aristóbulo, sin resolver estos graves problemas, convocaron a finalizar el año escolar en casa, lo cual para nosotros es una gran irresponsabilidad como lo hicieron. Ya veníamos advirtiendo que el MPPE no estaba preparando todo lo que representa el sistema educativo y su escolaridad para afrontar la llegada del COVID-19 .

¿Hasta cuándo Aristóbulo vas a seguir viendo la educación como una simple práctica de materia vista, cantidad de horas de clases dadas, pero ahora en casa solo para cumplir un requisito administrativo y lo esencial se soslaya?. La contingencia generada por la pandemia nos llama a buscar políticas educativas centradas más bien en los valores, en la práctica solidaria, en la formación para la vida.


Conducir la participación de la ciudadanía en una simple práctica populista, es un irrespeto a las comunidades educativas, al docente, estudiante, al pueblo en general


Hay un llamado a una “consulta” convocada por Maduro, por demás hecho a destiempo, debido a que hay una decisión ya instruida por el propio ministro de educación a través de los medios  de comunicación nacionales.

Esto nos hace recordar la “consulta” que realizaron en el año 2009 para hacer ver que había participación protagónica y aprobar la nueva Ley Orgánica de Educación. Pero también aquella famosa “consulta” del 2014 para ampliar el “debate” en torno a la Calidad Educativa. Nos salta también a la mente el llamado a “consulta” que hicieron con la transformación curricular, la adecuación curricular, y pare usted de contar. En esta oportunidad lo hacen en un contexto que exige alto sentido de humanidad debido al drama mundial vivido por el COVID-19. En estas circunstancias se requiere que los Estados del mundo dejen a un lado sus intereses para atender precisamente a la humanidad y centrarse en las políticas correctas para no vulnerar los derechos humanos. Pues en Venezuela, dicha “consulta” es una farsa más que trae consigo el ocultamiento del fracaso del proyecto educativo bolivariano, en detrimento del proceso escolar 2019-2020.

Si de lo que trata es que los protagonistas del hecho educativo en sus instancias organizativas sociales naturales participen en la “consulta”, ¿por qué siguen utilizando los mecanismos de control político-social como la Plataforma del Sistema Patria, que se ha convertido, con el carnet de la patria, en una herramienta político-electoral del partido de gobierno? En plena grave situación que vivimos es inaceptable esta política.


El educador se enaltece en su función pedagógica para recuperar la educación


Ante el descalabro educativo en nuestro país, es un reto hoy recuperar nuestro tan martillado valor social y el ejercicio pedagógico en plena pandemia del COVID-19. No tenemos quizás el equipo tecnológico necesario, pero tenemos el poder de la palabra, nuestra ascendencia y la pedagogía, por eso el maestro es insustituible.


¿Qué nos toca y qué podemos hacer?


No nos preocupemos por el contenido para cumplir requisitos administrativos que de nada tienen que ver con la formación de nuestros niños y jóvenes. Llamamos a rebelarnos asumiendo los principios constitucionales, los principios y valores educativos plasmados en la Ley Orgánica de Educación a partir de la libertad de cátedra. Nuestros aliados son los padres y representantes, la familia en general, no perdamos este vínculo tan valioso en este momento. Nuestra labor ha de ser formativa principalmente. Si lo que está en juego es la vida, nuestro principal norte es fortalecer los valores como la solidaridad, el compañerismo, el compartir, la honestidad, la conciencia ciudadana. La orientación hacia las buenas prácticas sanitarias: lavado permanente de manos, uso de mascarillas y guantes, todo orientado a la prevención y la protección de la salud. Abordar los problemas de la pandemia en un nuevo proceso la enseñanza-aprendizaje no solo debe ser un medio para la formación individual, debe ser una acción social colectiva para la formación de los ideales de justicia, democracia y libertad.

El esfuerzo pedagógico debe hacerse sobre el reforzamiento del apresto (inicial), la lecto -escritura y el desarrollo del pensamiento lógico matemático, es decir; las operaciones básicas. Los estudiantes de Media pueden leer un buen libro, promover la actividad lúdica y el juego para aprender a pensar, aprender sobre cultura y ciencia. Hay que incentivar a los jóvenes a pensar en su proyecto de vida a pesar de las adversidades. Esta situación que vivimos no está para enseñarle al niño nadar en seco con una piscina vacía.

La clave ahora es formar a nuestros estudiantes para la nueva sociedad democrática, para recuperar el país, sus potencialidades y capacidades. Los educadores de hoy y las nuevas generaciones estamos en el camino de construir una pedagogía que deje de ser del oprimido para que al salir de esta contingencia reconstruyamos al país.



Preservemos la vida, cuídate del COVID-19 

Salvemos a Venezuela 

Salvemos la Educación

#QuédateEnCasa




Unidad Democrática del Sector Educativo UDSE 




12 de abril 2020

domingo, 12 de abril de 2020

Testamento de #ElJudasDeLaEducación


Yo, Aristóbulo Istúriz, ministro de lo que queda de la educación venezolana, condenado al desprecio eterno por mi traición al noble magisterio venezolano despreciado por mí, obligado por la fuerza de la costumbre y la tradición de esta semana mayor, hago el presente testamento para que sea leído este domingo de resurrección en las redes sociales en tiempo real, para que sirva de ejemplo de lo que no se debe hacer para con la sagrada educación de un país.

Quisiera no dejar nada a nadie, pues le agarré el gusto a los dineros del erario público, haciendo honor a lo que dice el refrán popular: “quien nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”. Aunque de loco nada tengo, pero si mucho de vivo y embaucador.

Pero obligado por la tradición, se me impone la pena de dejar mis bienes mal habidos a aquellos compinches míos que mucho tienen en común conmigo: la buena vida que me di.

1. Las treinta monedas de plata que me dieron por la traición a los maestros, las lego a quienes mejor representan la venta de los ideales humanistas, a mis camaradas renegados que al igual que yo vendieron su alma por unas monedas.

2. Al camarada presidente en particular, le dejo la soga que usé para pasar a mejor vida. A ver si le da un buen uso antes que la ira popular se haga cargo de él.

3. Al compinche-camarada ministro de finanzas, quien tendrá como penitencia unos emolumentos de por vida y más allá, por su macabra invención neoliberal, las tablas del hambre ONAPRE, con las cuales rebajó y desmejoró todos los sueldos y salarios de los trabajadores de la administración pública, en especial los salarios de los maltratados maestros, colegas míos.

4. Mi beso, ese beso con el que hasta última hora quise aparentar lealtad a las mejores causas y luchas del magisterio cuando presidí el sindicato SUMA Caracas, se lo lego a quien mejor me emula en estas lides, a mi aliado sindicalero, el presidente de SINAFUM. Él si sabe, al igual que yo, lo que es cambiar del bando de los trabajadores al del poder patronal, o cambiar de ideas por dinero. Él es quien mejor merece heredar mi beso traicionero.

5. Mi “amor” por la educación, los niños, la escuela y los maestros, ese amor simulado por más de 20 años y que lo he derramado en obras sin concluir, escuelas en el suelo, sin dotación ni internet, sin baños, agua ni insumos para tener una mejor educación. Y por si poca cosa fuera, ya el maestro falta no hace, porque con la pandemia las clases cualquiera las hace online sin internet. No importa quién tenga o no tenga acceso a internet, porque lo que importa es salvar el año sin que el niño aprenda o avance, asunto que se resuelve con voluntad y plataforma patria para un mejor control social.  Ese “amor” también se ve traducido en maestros sin poder comer, desprovistos de buen salario y un contrato perennemente violado, sin ninguna prestación, ni seguro de HCM ni funerario y sin IPASME y qué decir del jubilado que de hambre y de mengua a paso de vencedores los vamos exterminando cual eutanasia progresiva e inducida. Bueno, este “amor” desbordado por mi para toda la educación, no puedo dejárselo a cualquiera. Debo legarlo en una gran institución paquidérmica y burocratizada: el Ministerio de Educación.

6. La cobardía, ese miedo que me hizo elegir hoy la muerte a tener que enfrentar mis más viles actos mientras disfruté de las mieles del poder, no puedo dejárselo a cualquiera. Ese honor no tiene competencia alguna en el comando político de esta mal llamada "revolución", (palabra que usamos de mentirilla para a incautos engañar).  Dicho honor, es , sin lugar a dudas, de mi otro gran camarada presidente de la ilegítima asamblea nacional constituyente, que con su gran mazo da  la estocada final da a la precaria democracia y sus libertades públicas. Nadie mejor que él para representar la cobardía de ese Judas traicionero, experto escapista que huye meado y disfrazado  en una ambulancia cuando se arma un sanpablero.

7. A los camaradas de la cúpula armada que me cuidaron las espaldas durante estos últimos 20 años y dejaron sin resguardo a mis compatriotas, al soberano, les dejo un arsenal completo de bombas lacrimógenas “vencidas” que tuve siempre guardadas allá en la esquina de Salas, por si acaso un tumulto opositor osaba quitarme el cambur. Esas bombas son para que las lancen de vuelta a “los opresores del pueblo”, a quienes dimos siempre gas del bueno so pena de esperarlos en la Quinta Paila que tengo asegurada.

8. A los dignos maestros venezolanos que hoy luchan por sus derechos vulnerados y por los valores democráticos de la patria mancillada por el yugo opresor, solo me resta decirles:

Que hoy es domingo/
Día de resurrección/
convocados todos están /
por las redes sociales/
en cuarentena/
con humo y sin garúa/
a decir todos resteados/
que la lucha continúa.

Atentamente:

#ElJudasDeLaEducación

Venezuela, 12 de abril de 2020

TESTAMENTO DEL JUDAS DE LA EDUCACIÓN.


Yo, Aristóbulo Istúriz, ministro de lo que queda de la educación venezolana, condenado al desprecio eterno por mi traición al noble magisterio venezolano despreciado por mí, obligado por la fuerza de la costumbre y la tradición de esta semana mayor, hago el presente testamento para que sea leído este domingo de resurrección en las redes sociales en tiempo real, para que sirva de ejemplo de lo que no se debe hacer para con la sagrada educación de un país. 

Quisiera no dejar nada a nadie, pues le agarré el gusto a los dineros del erario público, haciendo honor a lo que dice el refrán popular: “quien nunca ha tenido y llega a tener, loco se quiere volver”. Aunque de loco nada tengo, pero si mucho de vivo y embaucador.

Pero obligado por la tradición, se me impone la pena de dejar mis bienes mal habidos a aquellos compinches míos que mucho tienen en común conmigo: la buena vida que me di.

1. Las treinta monedas de plata que me dieron por la traición a los maestros, las lego a quienes mejor representan la venta de los ideales humanistas, a mis camaradas renegados que al igual que yo vendieron su alma por unas monedas. 

2. Al camarada presidente en particular, le dejo la soga que usé para pasar a mejor vida. A ver si le da un buen uso antes que la ira popular se haga cargo de él. 

3. Al compinche-camarada ministro de finanzas, quien tendrá como penitencia unos emolumentos de por vida y más allá, por su macabra invención neoliberal, las tablas del hambre ONAPRE, con las cuales rebajó y desmejoró todos los sueldos y salarios de los trabajadores de la administración pública, en especial los salarios de los maltratados maestros, colegas míos.

4. Mi beso, ese beso con el que hasta última hora quise aparentar lealtad a las mejores causas y luchas del magisterio cuando presidí el sindicato SUMA Caracas, se lo lego a quien mejor me emula en estas lides, a mi aliado sindicalero, el presidente de SINAFUM. Él si sabe, al igual que yo, lo que es cambiar del bando de los trabajadores al del poder patronal, o cambiar de ideas por dinero. Él es quien mejor merece heredar mi beso traicionero.

5. Mi “amor” por la educación, los niños, la escuela y los maestros, ese amor simulado por más de 20 años y que lo he derramado en obras sin concluir, escuelas en el suelo, sin dotación ni internet, sin baños, agua ni insumos para tener una mejor educación. Y por si poca cosa fuera, ya el maestro falta no hace, porque con la pandemia las clases cualquiera las hace online sin internet. No importa quién tenga o no tenga acceso a internet, porque lo que importa es salvar el año sin que el niño aprenda o avance, asunto que se resuelve con voluntad y plataforma patria para un mejor control social.  Ese “amor” también se ve traducido en maestros sin poder comer, desprovistos de buen salario y un contrato perennemente violado, sin ninguna prestación, ni seguro de HCM ni funerario y sin IPASME y qué decir del jubilado que de hambre y de mengua a paso de vencedores los vamos exterminando cual eutanasia progresiva e inducida. Bueno, este “amor” desbordado por mi para toda la educación, no puedo dejárselo a cualquiera. Debo legarlo en una gran institución paquidérmica y burocratizada: el Ministerio de Educación. 

6. La cobardía, ese miedo que me hizo elegir hoy la muerte a tener que enfrentar mis más viles actos mientras disfruté de las mieles del poder, no puedo dejárselo a cualquiera. Ese honor no tiene competencia alguna en el comando político de esta mal llamada "revolución", (palabra que usamos de mentirilla para a incautos engañar).  Dicho honor, es , sin lugar a dudas, de mi otro gran camarada presidente de la ilegítima asamblea nacional constituyente, que con su gran mazo da  la estocada final da a la precaria democracia y sus libertades públicas. Nadie mejor que él para representar la cobardía de ese Judas traicionero, experto escapista que huye meado y disfrazado  en una ambulancia cuando se arma un sanpablero. 

7. A los camaradas de la cúpula armada que me cuidaron las espaldas durante estos últimos 20 años y dejaron sin resguardo a mis compatriotas, al soberano, les dejo un arsenal completo de bombas lacrimógenas “vencidas” que tuve siempre guardadas allá en la esquina de Salas, por si acaso un tumulto opositor osaba quitarme el cambur. Esas bombas son para que las lancen de vuelta a “los opresores del pueblo”, a quienes dimos siempre gas del bueno so pena de esperarlos en la Quinta Paila que tengo asegurada. 

8. Ya en mis últimos segundos de vida y en una pizca de arrepentimiento que ni yo me lo creo, os digo a los dignos maestros venezolanos que hoy luchan por sus derechos vulnerados y por los valores democráticos de la patria mancillada por el yugo opresor del cual yo formé parte, solo me resta decirles: 

Que hoy es domingo/ 

Día de resurrección/

convocados todos están / 

por las redes sociales/

en cuarentena/

con humo y sin garúa/ 

a decir todos resteados/ 

que la lucha continúa. 

Atentamente: 

#AristobuloJudas

#ElJudasDeLaEducacion

Venezuela, 12 de abril de 2020

miércoles, 8 de abril de 2020

Educar en tiempos de #coronavirus



Deseo expresar lo que he estado experimentado al ver y escuchar el *programa "educativo" Cada Familia una Escuela, implementado como medida supletoria de las clases presenciales a causa del COVID-19.

Días atrás había comentado con amistades, familiares y colegas mi gran preocupación por lo que se les está haciendo a nuestros estudiantes, por la improvisación evidente de estas "clases", lo corto del tiempo, la descontextualización de la realidad educativa en cuanto a la posesión de medios y recursos como Internet, equipos digitales, computadores así como también la imagen que se muestra de los docentes. 

Por ello y como egresada de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador- Instituto Pedagógico de Caracas (UPEL-IPC), especialista en el área de inglés y con amplia experiencia, me permito hacer las siguientes acotaciones a propósito de la clase de inglés del viernes 3 de marzo.

✅ Es evidente la falta de planificación al no cumplirse con el proceso real del desarrollo temático; esto es definición, explicaciones claras, con suficientes ejemplos y práctica. Ejemplo de ello, se mencionó el tema de los verbos regulares e irregulares, pero se trabajó la regla para la conjugación de los verbos en tercera persona del presente indicativo. 

✅ Se mostraron dos dibujos y su respectivo vocabulario sin luego darse instrucciones de lo que se haría con ellos ni empleo en una oración tipo modelo.

✅ No se realizó una demostración práctica para la actividad que se asigna como forma de reforzar el aprendizaje nuevo. Lo que da un supuesto negado que en cada casa hay un docente. 

✅ Hay un desfase entre lo pedagógico y lo didáctico en cuanto a lo que sería el uso de instrumentos tecnológicos para el desarrollo y práctica de los contenidos.

Por todo ello, y más,  me llevan a concluir que no existe planificación del proceso educativo como tal, que es necesario planificar días y horas para las áreas, niveles y modalidades de estas clases de Ingles, ya que en menos de 10 minutos no es posible presentar, explicar, ejemplificar, extrapolar y demostrar un contenido teórico-práctico; perdiéndose el carácter científico de la educación.

Todas estas consideraciones, y otras tantas más, deberían colocar en alerta a todo docente, quien a consideración personal, se muestra en este programa como un ente simple de transmisión de información y que cumple un guión barato de como educar en tiempos de COVID-19.


Profesora Crumilka Curvelo
Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez - Caracas.

miércoles, 1 de abril de 2020

La UDSE ante la pandemia mundial producida por el COVID-19

La Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE), nos dirigimos al país en ocasión de la pandemia mundial que enfrenta la humanidad debido a la aparición del COVID-19.

SALVAR A LA HUMANIDAD CON LA SOLIDARIDAD MUNDIAL


Nunca habíamos vivido una calamidad que colocara a la humanidad en riesgo de ser diezmada aceleradamente por un virus que la ciencia no logra descifrar por completo aún, lo que podría alargar el tiempo encontrar una cura, aunque se han tomado algunas medidas de contención importantes y se han adelantado algunos anuncios halagadores de tratamientos en fase de experimentación.

Como se trata de salvar a la humanidad, los gobiernos y liderazgos mundiales y nacionales no deben escatimar los recursos y esfuerzos que sean necesarios para parar esta pandemia que nos amenaza a todos, para lo cual es fundamental que ésta sea atendida con base en un valor universal; la solidaridad humana.

Con una población trabajadora diezmada y debilitada en sus defensas naturales se hará más difícil y lenta la recuperación de los sistemas de producción y la economía planetaria, por lo que estamos frente a un reto de cambio de paradigma donde la solidaridad puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.


VENEZUELA Y LA PANDEMIA


La pandemia nos llega a los venezolanos en el momento de mayor gravedad y profundización del deterioro de todo el sistema de salud, con la secuela de niños, adultos y ancianos fallecidos por falta de tratamientos para sus enfermedades crónicas, hospitales, clínicas y ambulatorios sin dotación ni insumos, con falta de personal médico, paramédico y de enfermería que renuncian masivamente ante los bajísimos salarios devengados. 


Nos encuentra la pandemia con la inmensa mayoría de la población con un sistema inmunológico precario e indefenso, producto de la mala y deficiente alimentación que tiene desde hace varios años. Con un aparato productivo destruido, donde la mayor parte de los alimentos y productos básicos son importados y por tanto, con un alto componente de dependencia. 


El COVID-19 llega en el momento de alto índice de desempleo y crecimiento exponencial de la economía informal; unos trabajadores, en especial los del sector público, con sueldos y salarios de hambre, al igual que los educadores, los pensionados y jubilados en general, situación que se agrava por un alto componente especulativo en todos los precios de los productos básicos para la subsistencia, en especial alimentos y medicinas. Con escasez de gasolina que hace más difícil el transporte de alimentos y resto de productos de primera necesidad. Donde la población recibe agua por tubería de forma precaria, al igual que el gas doméstico, con importantes fallas del servicio eléctrico, de la telefonía fija y de internet. 


Venezuela está sin la resolución de una larga crisis política agravada por un gobierno usurpador que pretende usar la pandemia para atornillarse en el poder. Somos testigos directos de como Maduro, aprovechándose del decretado estado de alarma, ha arreciado la represión y persecución en contra de periodistas, médicos y dirigentes políticos y gremiales. 


Sumado a esto, las nuevas medidas tomadas por la administración de justicia de USA en contra de Maduro y otros altos personeros del gobierno, el retiro de las operaciones de Venezuela de la compañía petrolera rusa Rosneft, y el recién anunciado planteamiento de Juan Guaidò de conformar un Gobierno de Emergencia Nacional para la salvación nacional, coloca el conflicto político en otro nivel que nos obliga a tomar partido. 

Asimismo, las medidas sociales y económicas tomadas por Maduro se quedan cortas e insuficientes para atender la emergencia nacional. De hecho, estamos frente a una política que solo acciona el control social y político de la población. Estamos ante un Estado fallido que violenta todo derecho humano.


EL PLAN CADA FAMILIA UNA ESCUELA


La prosecución del año escolar ha quedado interrumpida por la emergencia sanitaria y el decreto de estado de alarma. Inicialmente se ha dicho que es por el término de un mes pero pudiera ser prorrogable por un mes más. Estamos frente a la posibilidad de pérdida del año escolar. La pandemia encuentra al sector educativo en grave deterioro. Desde el año 2018 venimos señalando que estábamos ante el desplome de la educación como derecho humano y la Asamblea Nacional en septiembre del mismo año declaró la Emergencia Humanitaria Compleja en la Educación . 

El plan de educación a distancia implementado por el Ministerio de Educación es improvisado. Por el canal de televisión del Estado, VTV, se trasmiten una serie de contenidos donde se observa que no hay preparación de las clases. Los representantes se han quejado porque no pueden ayudar suficientemente a sus hijos, dicen no entender lo que se trasmite. Se insiste en lo conductual y no en la reflexión y comprensión de valores. Se le olvida al gobierno que no hay suficiente internet en los hogares, otros ni siquiera la aplicación WhatsApp tienen, pero otros ni teléfonos inteligentes ni computadoras.

Con estas limitaciones tecnológicas y estructurales del sistema educativo es un fracaso cualquier iniciativa de este tipo. El plan no prevé las diferencias existentes ni todas estas carencias, por lo que está concebido más como estrategia propagandística y demagógica, pues no están participando toda la matrícula escolar, las familias están abocadas a protegerse del virus y proveerse de alimentos, agua, gas, medicinas y otros productos básicos para sobrevivir en esta cuarentena.

Igualmente está el docente, buscando sobrevivir para mantenerse sano él y su familia, por lo que atender el trabajo escolar en estas condiciones extremadamente difíciles hace que el plan sea inviable. 

La persecución laboral se ha extendido hasta los hogares y ahora con una nueva modalidad: acoso laboral tecnológico, vista la cantidad de presión y llamados de atención que hacen a los docentes los jefes de zonas educativas, supervisores y directores encargados para que cumplan y realicen un trabajo que no ha sido planificado por el magisterio.

En una situación de emergencia por la pandemia del COVID-19 lo prioritario es preservar la vida y en eso están las familias con sus niños y los docentes, por lo que resulta imperioso que se redimensione este plan del MPPE, pasando como requisito previo por una consulta a los pedagogos y especialistas de las diferentes áreas del conocimiento, quienes son los actores claves en esta estrategia de educación a distancia sobrevenida. 


ALGUNAS EXIGENCIAS

  • Todos los docentes, familias, niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad están en la obligación de mantener como prioridad la vida. Para ello deben preservarse, cuidarse y cumplir las normas de higiene, tratar de alimentarse lo mejor posible para que se fortalezca su sistema inmunológico. En este sentido, urge instrumentar una política que garantice a la población más vulnerable el acceso a la alimentación balanceada. 
  • Diseñar un nuevo plan operativo de educación a distancia a fin de lograr una real conexión docente-alumno, se debe acabar con la improvisación.
  • Rechazamos el acoso laboral y exigimos que cese la presión tecnológica a los docentes, pues los educadores también están en emergencia y su prioridad es preservar su vida.
  • Exigimos cancelación inmediata de todas las deudas laborales contractuales y una compensación económica especial al magisterio y a todos los trabajadores del sector educativo que le permita hacer frente a la pandemia y cuarentena decretada.
  • Avivar el IPASME a través de la inyección de todos los recursos económicos necesarios para ponerlo al servicio del combate a la pandemia y la atención prioritaria a todos los trabajadores de la educación.
  • Operativos extraordinarios de suministro gratuito de: alimentos básicos, materiales de desinfección, artículos para la higiene personal, tapabocas, agua por tubería y cisternas, entre otros. 
  • Solicitar la liberación de internet en todas las compañías públicas y privadas, costo que debe ser asumido por el Estado, mientras dure la cuarentena.
  • Protocolo exhaustivo de limpieza y desinfección de todas las escuelas que están sirviendo de centros de suministro de alimentos para los estudiantes.
  • Exoneración del pago y declaración del Impuesto Sobre la Renta a todos los Trabajadores de la Educación y Trabajadores en general. 
  • Masificación de la realización de test de despistaje del coronavirus.

EN LO POLÍTICO
  1. Nos solidarizamos con todos los trabajadores del sector salud. En especial con los médicos, enfermeras y paramédicos, quienes libran una heroica batalla contra la pandemia del COVID-19 a expensas de su propia vida, pues no están recibiendo los equipos de protección para trabajar y no han tenido la atención económica requerida para ellos y sus familiares. Los trabajadores de la salud, como los docentes, también sufren la falta de buenos sueldos y una buena alimentación.
  2. Exigimos que la vocería para el tratamiento de la pandemia sea conducida por expertos en esa materia, a objeto de que la información sea veraz, oportuna y científica. 
  3. Exigimos el cese de la persecución y represión a los periodistas, dirigentes políticos y gremiales, así como el aprovechamiento de la pandemia como arma de control social y político a la población, cuyo único objetivo es atornillarse en el poder.
  4. Solicitamos al sector productivo, empresarial y comercial del país, mantener precios asequibles. Asimismo, combatir la especulación sobre los productos y servicios. Todas las familias del país requerimos de ustedes la mayor solidaridad para contribuir con la población más vulnerable.
  5. Exhortamos a la población a compartir solamente información veraz que provengan de organismos oficiales de la salud como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud y el equipo de expertos y científicos que se conforme en el país. Ello ayudaría a bajar los niveles de estrés y combatir la manipulación de la información. 
  6. Si algo debe dejar esta crisis como enseñanza es el cultivo de la solidaridad por encima del egoísmo, cultivar este principio y que se mantenga en el tiempo como un aviso del nuevo pacto social que debe existir para edificar un nuevo ciudadano y una nueva ciudadanía.

SALIR DE ESTA CATÁSTROFE, SE HA CONVERTIDO PARA VENEZUELA UNA NECESIDAD

No se han cancelado las luchas. La grave crisis denunciada y que vivimos está allí presente y objetiva. El pueblo ya no aguanta más pesadumbre y sacrificio. De allí, que levantamos nuestras voces como educadores para que cese la práctica política populista, retórica y mediática, es el momento de centrarse en el venezolano. 

Es el momento de salvar a Venezuela y restituir la democracia para que nuestro pueblo pueda alcanzar salud, educación, justicia y libertad. Por eso, apoyamos el planteamiento de Gobierno de Emergencia Nacional para salvar al país, realizado por el Presidente de la Asamblea Nacional y Presidente (E) de Venezuela Juan Guaidò.


¡Preservemos la vida, cuídate del COVID-19!


¡Gobierno de Emergencia Nacional!


¡Salvemos a Venezuela!


¡Salvemos la Educación!




Organizaciones que conforman la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE): 

Parlamento Educativo. Movimiento Pedagogía Progresista. Movimiento de Educadores Simón Rodríguez. Movimiento Luis Beltrán Prieto Figueroa. Consenso Educativo. Sectores de Educación Privada. Organizaciones y Dirigentes Sindicales Nacionales y Regionales del Gremio Magisterial. Asociación de Profesores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital. Asociación de Profesores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Alianza del Lápiz. FundaRedes.

Secretarios Nacionales de Educación de los partidos: Primero Justicia, Copei, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Voluntad Popular, Bandera Roja, Movimiento Progresista de Venezuela, Alianza Bravo Pueblo.




31 de marzo 2020

miércoles, 25 de marzo de 2020

Al "maestro" Aristóbulo, sin cariño

Pasadas las 12 PM de este #25Marzo comenzaste a liberar nuestra triste y pírrica limosna quincenal, cuando ya la mayoría de los expendios de alimentos empiezan a cerrar producto de la cuarentena.

Tu discurso humano Aristóbulo es puro blabla. Pura demagogia y propaganda. 

Cancelaste sin los incrementos salariales, cláusula 59 (280%), que con sus incidencias pasa de 980%. Dichos aumentos son contractuales-legales y nos lo despojaste en septiembre 2018, cuando nos impusieron el #PaquetazoDeMaduro, un paquete económico de corte liberal combinado con la reconversión-devaluación de la moneda que supuestamente iba a resolver la crisis económica del país. De eso hace dos años y mira cómo estamos los docentes y el pueblo en general: en la pobreza y la hambruna.

Esta gigantesca deuda con el magisterio venezolano te niegas a pagarla.

Seguimos siendo los educadores activos y jubilados los trabajadores peor pagados de la administración pública y tu gobierno pretende que pasemos la cuarentena con esta limosna-bono mal llamada quincena, que apenas alcanza para adquirir si acaso unos 5 productos para sobrevivir dos días. Te recordamos que en la calle el costo de la Canasta Alimentaria Familiar de febrero 2020 fue de Bs 26.595.379, 79 ($ 354,60), según el Cendas-FVM. Nuestros ingresos, en el mejor de los casos, no superan los 15 $ mensuales. Sueldos de hambre, de sobrevivencia, de esclavos. Tus ingresos y nivel de vida delatan tu falsa jerga socialista. 

Le has dicho a las Federaciones en privado que no tienen dinero para pagar la deuda laboral que adquirieron. Pero el magisterio no se traga tamaña mentira grotesca, pues queda al desnudo con la asignación de bonos a más de 7 millones de carnetizados y el pago de toda la nómina de la pequeña y mediana industria privada anunciado por tu presidente a propósito de la pandemia mundial, que dicho sea de paso, están usando para profundizar el control político- social de la población. Explícale al maestro esta burlesca incongruencia discursiva.

Firmaste un Contrato Colectivo en 2018 y a los pocos meses comenzaste a violarlo e incumplirlo. Por menos de eso paralizabas las actividades escolares en tus tiempos de sindicalista. Nos queda claro hoy, a la luz de tu comportamiento con el magisterio, que usaste las luchas sindicales como un trampolín acomodaticio a favor de tus verdaderos intereses de clase. Sí Aristóbulo, a la nueva clase dominante a la que actualmente perteneces. Ya no te importa para nada a tus otrora hermanos de la clase trabajadora. Recuerda que la historia suele ser implacable con los oportunistas y traidores. El magisterio tiene memoria histórica y no olvida.

Pero la lucha continuará hasta que sea dignificado el sagrado ejercicio de la profesión docente. De eso no tengas la menor duda. 

Pedro García 
Presidente
Asociación de Educadores Jubilados, 
Pensionados Unidos de la Región Capital 

ASOCEJUPRC

@Asocejuprc

25/03/2020