martes, 13 de noviembre de 2018

Proclama de los trabajadores de la educación: ¡Basta de Explotación!


Nosotros, educadores, personal administrativo, obreros educacionales, activos, jubilados y pensionados, debemos unirnos fraternalmente para gritar juntos a Venezuela y al mundo: ¡No queremos ser por más tiempo los nuevos esclavos del Siglo XXI! ¡No queremos que nuestras familias padezcan hambre, miseria y enfermedad! ¡No queremos soportar por más tiempo la paga de un salario de explotación que nos ha convertido en la mano de obra más barata al servicio de poderosos nacionales e internacionales! ¡No queremos seguir pagando la crisis económica, fiscal y social que el Gobierno generó y ha echado sobre nuestros hombros en forma de paquetazo criminal y hambreador! ¡No queremos seguir siendo testigos impotentes del descalabro y la destrucción de la educación, y su negación como medio de ascenso social para los hijos del pueblo! ¡No queremos aceptar la desprofesionalización y desaparición de la carrera docente! ¡No queremos seguir observando la diáspora de docentes de educación primaria, media y universitaria ante la indolencia gubernamental que no hace nada por evitarlo! ¡No queremos seguir viendo con impotencia la devastación de nuestra patria, que es la devastación del pueblo mismo! ¡No queremos que nuestras riquezas naturales, mineras e hidrocarburos sigan siendo entregadas y depredadas por las potencias imperialistas de turno, comprometiéndose el futuro y la soberanía de toda nuestra nación! ¡No queremos soportar por más tiempo este régimen de explotación y tiranía! ¡De hambre, miseria y corrupción! 

¡Ante tanta destrucción, los trabajadores decimos basta y proclamamos: ¡Queremos un país de hermanos, de trabajadores y productores libremente asociados donde se liberen todas las fuerzas productivas, que generen toda la riqueza necesaria, que justa y equitativamente sea repartida según la necesidad y trabajo de cada quien! ¡Queremos un país desarrollado y diversificado industrialmente! ¡Queremos un país que produzca todos los alimentos que consumimos y que haga buena y real la consigna de soberanía agroalimentaria! ¡Queremos un país donde se canalice el ahorro social hacia la inversión productiva y no especulativa! ¡Queremos un país donde sea protegido el producto y la empresa nacional! ¡Queremos un país de progreso, de paz y bienestar para todos! ¡Queremos un país donde la educación forme ciudadanos para la nueva ciudadanía, donde sea elevado el arte, el saber y el conocimiento científico para todos! ¡Queremos un país con una nueva democracia, directa, real, sustentada en asambleas de ciudadanos libres! ¡Queremos un país donde la ética sea el norte que guíe el ejercicio del poder al servicio del ciudadano! 

Los trabajadores de la educación, que dejamos la vida en formar varias generaciones, queremos dejar un mejor país a nuestros hijos y nietos, y queremos luchar y conquistar este país, que no es un sueño, que no es una utopía, que será una realidad si nos disponemos a construirlo entre todos, como hermanos. 

¡Vivan los trabajadores de la educación!

¡Viva la unidad de todos los trabajadores!

¡Unamos todas las luchas en una sola lucha!

¡Luchar, luchar, hasta vencer!

¡El magisterio unido, jamás será vencido!


Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital. 
14 de Noviembre de 2018 
@asocejuprc

jueves, 1 de noviembre de 2018

El maestro luchando también está educando, por Karina Molina

Prof. Karina Molina

"Ser maestro y no luchar es una contradicción pedagógica"
 
Ayer miércoles 31 de octubre el magisterio del área metropolitana de Caracas demostró la disposición a luchar por sus derechos. Esta asamblea frente al Ministerio de Educación, convocada por la dirigencia sindical y diferentes movimientos de base, es expresión de que seguimos siendo el sector de los trabajadores que representa la luz ante el autoritarismo patronal. Por eso considero pertinente seguir perseverando en esta lucha y masificarla aún más. Exijamos con nuestras protestas el respeto a la carrera docente y a las convención colectiva, derechos que han sido violentados con la imposición de las #TablasDelHambre de la ONAPRE. Estas tablas son parte de toda una política que se ha trazado desde el régimen para colocar sobre los hombros del pueblo trabajador el peso de la crisis social y económica que el ejecutivo generó. Es el #PaquetazoDeMaduro en pleno desarrollo y va contra de los trabajadores venezolanos. No contento con la entrega de nuestra soberanía a intereses extranjeros, ahora el patrón quiere que los trabajadores paguemos esta crisis que nos ha llevado a la miseria y la depauperación. En este sentido, y ante tantos atropellos e injusticias, cobra vigencia la consigna desechemos las ilusiones, preparémonos para la lucha.
 
Propongo lo siguiente:
 
1. Que en las escuelas, liceos y centros educativos se continúen implementando las actividades que permitan informar sobre la situación actual de la convención colectiva a la mayor cantidad de colegas. Denunciemos que hasta ahora el patrono no ha atendido los llamados de nuestros representantes sindicales, ni tampoco ha atendido ni una sola de las cláusulas de la II Convención Colectiva Única y Unitaria de los Trabajadores del MPPE. Denunciemos que además de irrespetar las tablas salariales estipuladas en este instrumento, no ha pagado el bono de inicio de año el escolar, el 40% de aumento salarial que correspondía en el mes de octubre, cuestión esta que no solo atañe al gremio docente sino también al administrativo y obrero.
 
2. Estar atentos a los boletines que son emanados por los compañeros del sindicato SINVEMA, en los que nos informan el estatus de las gestiones que realizan ante los representantes patronales. Que estos boletines sean objeto de debate en las asambleas, conversaciones en horas de almuerzo, reuniones departamentales, etc. y que además sea también debatido con los compañeros directores, supervisores etc., puesto que también son parte del pueblo trabajador y por ende son parte del magisterio al que se la violado la convención colectiva.
 
3. Compañeros, es justo y necesario que sigamos en la lucha, por lo que sugiero que desde cada centro de educación se vaya constituyendo y organizando un Comité de Defensa de la Convención Colectiva (CDCC), que pueda llevar al resto de los compañeros la información, que organice en los diferentes centros educativos acciones de protesta y asambleas, cuyas conclusiones se expresen en actas donde firmen la mayor cantidad de colegas y se haga conocer los planteamientos de rechazo y repudio a la violación de nuestros derechos laborales.
 
¡LUCHAR, LUCHAR Y LUCHAR,
HASTA QUE LA VICTORIA NOS SORPRENDA!


Profesora Karina Molina
Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez Delegada sindical de SINVEMA Caracas 
Delegada Sindical de Sitranenseñanza Distrito Capital

domingo, 14 de octubre de 2018

Educador: ¡A defender tus derechos y la educación del pueblo!

A casi dos meses de implementarse el paquetazo-tablazo de medidas fiscalistas y monetaristas de Maduro, aplicadas con el pretexto de abatir la inflación y recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, ha quedado evidenciado en los hechos, que el paquete madurista fracasó y que sus únicas víctimas son los trabajadores y el pueblo. Ni los dueños del capital financiero, los monopolios, oligopolios e importadores, ni la casta político-militar que gobierna, están siendo afectados por este programa de rescate impuesto por el imperialismo chino.

Sin consultar con los trabajadores ni reparar en formalidades y procedimientos, el régimen, arbitraria e ilegalmente, modifica unilateralmente las condiciones de trabajo, imponiendo un tabulador único que comprime todas las escalas de sueldos y salarios, desconociendo todas las convenciones colectivas y borrando de un solo plumazo casi 70 años de luchas laborales, reivindicaciones económicas, sociales, profesionales y sindicales.

Pero también se sacrifica a toda la educación. Las escuelas y universidades sufren la diáspora de alumnos y docentes por la ruina a que la somete el gobierno, con presupuestos deficitarios, sin comedores ni PAE y falta de dotación de todo tipo. Hoy los niños y jóvenes no quieren estudiar porque la educación dejó de ser un mecanismo de ascenso y progreso social.

En el caso de los educadores, el paquetazo-tablazo desconoce el carácter profesional de la docencia al equipararla con los oficios. En efecto, el artículo 104 de la Constitución Nacional reconoce a la docencia como una profesión y una carrera a la que se ingresa y permanece mediante ley, a través de evaluación de méritos, mediante la cual al educador se le reconoce “un régimen y nivel de vida acorde con su elevada misión”. De modo que la remuneración de los educadores, por criterio constitucional, no puede ser objeto de salario mínimo, ya que al ser una carrera, nos regimos por un tabulador diferente al de la administración pública, expresado en capacidades, destrezas académico-profesionales, antigüedad, categorías, jerarquía, entre otros méritos.

Si algo debe cuidar una sociedad, un estado y un gobierno es su educación, pues es la única profesión que forma ciudadanos y construye ciudadanía; fomenta el sentido de pertenencia, de identidad nacional y amor por la patria, valores intrínsecos que soportan la integridad de un país. Los educadores son los primeros y más importantes funcionarios públicos, son los responsables de la reproducción de la fuerza de trabajo, por lo que tan gigantesca e invalorable función no debe ser mezquina e injustamente remunerada, menos aún si quienes tienen la responsabilidad del estado dicen ser intérpretes de la justicia social. Pues bien, deberían hacer buena la letra y espíritu del artículo 104 constitucional.
Al ser una violación masiva y generalizada de derechos adquiridos de los trabajadores, que afecta a todo el sector educativo y el derecho humano a la educación, los educadores de todos los niveles y modalidades tenemos que hacer un frente común en defensa no solo del salario y la convención colectiva, sino de toda la educación.

En el magisterio, en particular, debemos estar atentos y exigir a nuestros representantes de la coalición sindical que cualquier diálogo con el patrono-estado debe estar acompañado con la movilización permanente de la base de los trabajadores. La convención colectiva y la educación se defiende en todos los escenarios posibles, ya sea en la calle y o en la mesa de diálogo que de forma natural hay entre los sindicatos y el patrón estado. Ello es la garantía para que no se nos madrugue con acuerdos que lesionen nuestros intereses, los del niño y la escuela.

¡Hacia la Protesta Nacional de la Educación!

¡En cada escuela, en cada universidad, en cada municipio un Comité de Defensa de los Derechos Laborales y la educación del pueblo!

#NoAlPaquetazoTablazo

Pedro García 
Presidente de la Asociación de 
Educadores Jubilados y 
Pensionados Unidos de la Región Capital


miércoles, 3 de octubre de 2018

¡El magisterio unido a frenar el tablazo de Maduro!


Agosto, mes de vacaciones escolares fue el seleccionado por el gobierno nacional para imponer un paquete de medidas fiscales y monetarias- tipo shock- al mejor estilo de las aplicadas por el Fondo Monetario Internacional del cual Venezuela forma parte. 

Pero esta vez el paquetazo es "Made in China", bajo el pretexto de recuperar la economía que han destruido en los últimos años. Solo al anunciarlas, se elevaron astronómicamente los precios de los principales producto de primera necesidad, empobreciendo aún más a todos los trabajadores, a los sectores medios, profesionales y pueblo en general. 

Estamos claros los educadores que el paquetazo tiene mucho que ver con la pretensión del gobierno de acabar con los derechos laborales adquiridos por los trabajadores. Este paquetazo madurista no es más que un "plan de rescate" que impuso China para obligar a la dictadura de Maduro a que le retorne los préstamos de capital e intereses que en forma de deuda contrajo el país con esta nación imperialista. Venezuela se comprometió a pagar hasta el último centavo con petróleo y el arco minero, comprometiendo e hipotecando los recursos de todos los venezolanos. 

Efectos inmediatos del paquetazo 

De entrada formaliza una mega devaluación con el cambio monetario, dolariza los precios de los alimentos, aumenta las tarifas de transporte público, telefonía, internet, electricidad, gas, bolsa CLAP y demás bienes y servicios. Aumenta los impuestos, la Unidad Tributaria, incrementa en 4 puntos el más perverso y regresivo de los impuestos: el IVA. Aumenta de hecho la gasolina y se prepara un segundo aumento a precios internacionales. Son medidas fiscalistas que en la práctica las financiará el pueblo trabajador. 

Medidas compensatorias ilusorias 

El paquete monetarista fiscalista viene acompañado de unas medidas "compensatorias" pero como veremos, no lograrán mejorar la situación de pobreza de los trabajadores y el pueblo. En efecto, Maduro elevó el salario mínimo nominal en un ficticio 5.900%, el más alto en toda la historia. Pero la realidad es que durante su mandato, la inflación acumula el récord mundial de 65.165.786% (Richard Obuchi, en Prodavinci, sept-2018), por lo que dicho aumento salarial ya se lo devoró la mega devaluación, la hiperinflación y la especulación, fenómenos propios de toda economía liberal. El poder adquisitivo de los trabajadores no mejoró sino que empeoró y los supuestos 30 $ que representó el nuevo salario mínimo al hacerse el anuncio, hoy es poco menos de 15 $. 

Los precios regulados de algunos productos son un engaño. Primero desaparecen y luego se venden por encima de lo anunciado. Además del pago de algunos bonos -bonificación de la pobreza-, no existen otras medidas que mejoren realmente el poder adquisitivo del salario y de los trabajadores. 

Según estimaciones, la Canasta Básica Familiar podría alcanzar los 20.000 soberanos (dos mil millones de bolívares fuertes) al finalizar septiembre. A ello le debemos sumar el efecto especulativo, donde más del "80% de la venta de los productos de mayor consumo está en manos de la economía informal" o el bachaquerismo, donde los precios superan hasta más de 3 veces los pocos productos regulados (Vicente Brito, Red por la defensa del trabajo). 

La Canasta Alimentaria según CENDAS-FVM tuvo un costo en el mes de agosto de Bs.S 9.555.04 (BsF. 955.504.399). Se requieren 184 salarios integrales para adquirirla. El valor real del salario integral en agosto estaba en 52 soberanos y de continuar el ritmo de inflación mensual anunciado por la Asamblea Nacional, el poder adquisitivo del ingreso mínimo integral pasará de 1.980 Bs.S a tan solo Bs.S 85 para este mes de diciembre, una contracción de 91% comparado con su valor en términos reales al 1 de septiembre de 2018. (Obuchi). 

El paquetazo conculca derechos e iguala hacia abajo 

Con la aplicación del paquetazo el gobierno pretende, unilateral y arbitrariamente, modificar los tabuladores de sueldos y salarios establecidos en las Convenciones Colectivas de Trabajo, eliminar la mayoría de los bonos y primas, el bono asistencial de los jubilados, desaparecer prácticamente los seguros de HCM, funerario y el cesta ticket al modificarse su base de cálculo hacia abajo, entre otros beneficios. Solo quedarían vigentes la prima de antigüedad y de profesionalización pero rebajados sus porcentajes. En concreto, se eliminaría de un solo tablazo más de 50% de las cláusulas del recién firmado II Convención Colectiva Único y Unitario de los Trabajadores de la Educación. 

Es necesario desenmascarar el contrabando conceptual del gobierno y que repiten sus aliados sindicaleros patronales. La supuesta justicia en la distribución de la riqueza a través del "igualitarismo" que da origen al tabulador único o tablazo ONAPRE es una clara manipulación que desconoce méritos y estudios de los docentes. Con este engaño el gobierno elimina la carrera docente y su elevada misión establecida en el art 104 de la Constitución. No es cualquier cosa. El paquetazo se lleva por delante más de 40 años de lucha del magisterio por lograr que la docencia sea reconocida como una carrera, una profesión compuesta por un escalafón, méritos académico-profesionales, desempeño docente, capacidades, antigüedad, etc. El paquete devenido en ley quiere igualar todas estas diferencias con el objeto de homologar hacia abajo los sueldos y salarios, quiere igualar a seres humanos diferentes. El salario igual para todos los trabajadores, sin discriminar entre profesiones, oficios, habilidades, destrezas, formación, tiempo y calidad del trabajo no es justicia, es populismo y ello no se corresponde con las diferencias existentes entre la diversidad de seres humanos. Esto lo aclararon suficientemente los creadores del socialismo a quienes citan manipuladoramente los paqueteros liberales al servicio de la dictadura, tratando de desnaturalizar y tergiversar esta concepción. 

Los derechos adquiridos son irrenunciables 

Desde lo laboral existe una serie de derechos que por su naturaleza son irrenunciables. Destacan el derecho a la negociación colectiva (convenio 98 de la OIT), salarios y sueldos dignos, prestaciones sociales, vacaciones, utilidades, entre otros. En la Constitución, Ley del Trabajo y demás instrumentos laborales están consagrados los principios de irrenunciabilidad, intangibilidad y progresividad de los beneficios laborales y ninguna ley, acto o autoridad alguna podrá alterarlos. El magisterio logró desde la primera gran huelga en 1969, obtener el derecho a la negociación colectiva, a acordar los sueldos y demás beneficios profesionales, académicos y sindicales. Son derechos conquistados en innumerables jornadas de lucha, no son dádivas de ningún gobierno o patrono de turno y por tanto todo educador, todo trabajador y todo dirigente sindical está en el deber y obligación de defender hasta las últimas consecuencias, porque sencillamente forman parte del patrimonio del trabajador y de su familia. Los derechos se defienden, no se renuncian. No se puede borrar de un solo plumazo tanta lucha y sacrificios del glorioso magisterio venezolano y si quienes hoy desde posiciones de poder quieren atreverse a conculcarlos, se encontrarán con un magisterio y un movimiento de trabajadores de la educación dispuestos a defender lo que por justo derechos nos pertenece. 

Llamamos a todo el magisterio nacional, estadal, municipal, a los educadores activos, jubilados, pensionados, a los trabajadores administrativos y obreros de la educación a que cerremos filas en defensa de nuestros derechos y beneficios legítimamente conquistados y a no entregarlos. 



QUE LA CRISIS ECONÓMICA LA PAGUEN SUS RESPONSABLES Y NO SUS TRABAJADORES. 



Por la defensa de los derechos adquiridos 

Por salarios dignos ajustados a la canasta básica según el artículo 91 constitucional 



Por el restablecimientos de los tabuladores y el escalafón 



Por el restablecimiento de todas las primas, bonos, cesta ticket calculado sobre la base de la U.T. 



No al paquetazo, no al tablazo 





Movimiento de Educadores Simón Rodríguez 

Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital ASOCEJUPRC. 



Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos del Estado Aragua 

ACEJPUEA 





Octubre, 2018 

ACUERDO PARA LA DECLARACIÓN DE LA EMERGENCIA HUMANITARIA COMPLEJA DE LA EDUCACIÓN


LA ASAMBLEA NACIONAL 
DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA 
En uso de sus atribuciones constitucionales,
ACUERDO PARA LA DECLARACIÓN DE LA EMERGENCIA HUMANITARIA COMPLEJA DE LA EDUCACIÓN

CONSIDERANDO
Que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), en sus artículos 3, 102 al 109; la Ley Orgánica de Educación; la Ley de Universidades; la Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes; convenciones colectivas, actas convenio y Normas de Homologación, que deben aplicarse garantizando la progresividad e intangibilidad de los derechos a la educación y laborales en el Sistema Educativo;
CONSIDERANDO
Que la inexistencia del estado docente causa el quiebre de la educación como derecho humano en Venezuela, con graves repercusiones en su equidad y calidad, y cuyas principales manifestaciones son: la exclusión, repitencia, violencia, crisis de valores, títulos vacíos, problemas de infraestructura, salarios miserables, déficit de docentes y dificultad para continuar con éxito la prosecución de los estudios;
CONSIDERANDO 
Que la desalarización y bonificación del trabajo académico y pedagógico, trae como consecuencia la renuncia y el éxodo de miles de docentes en todos los niveles del sistema educativo, afectando particularmente los estados fronterizos; el irrespeto a la autonomía e independencia de los gremios y sindicatos, y la inexistencia del diálogo social; la violación de los instrumentos de regulación de las relaciones laborales en el sector, y la imposición de unas tablas salariales que liquidan la carrera docente al nivelar hacia abajo todos los sueldos y salarios;
CONSIDERANDO
Que la inversión cada vez más precaria en el sector de la educación ha conducido al incumplimiento del bienestar estudiantil y de sus programas de alimentación; a entornos escolares insuficientes, insalubres e inseguros; a la ausencia de una política de seguridad social para la comunidad educativa, sin articulación de las instituciones al sistema público nacional de salud; a la disminución de la matrícula estudiantil; al incumplimiento de las providencias estudiantiles. Esta situación, en un contexto de emergencia alimentaria y de salud, además de la generalización de la pobreza en el país, afecta gravemente los procesos de aprendizaje, lo que conspira contra el derecho a la educación de calidad;
CONSIDERANDO
Que el incumplimiento del derecho constitucional de los pueblos indígenas a una educación intercultural y bilingüe, en un contexto de violación de sus derechos sociales y de proliferación de bandas criminales, ha creado las condiciones para desplazamientos masivos hacia otros países, como es el caso de los waraos, en el estado Delta Amacuro;
CONSIDERANDO 
Que la degradación de la profesión docente por la violación del sistema de ingreso y ascenso establecido en los artículos 104 y 146 de la CRBV, con la utilización del recurso de “chamba juvenil”, acompañada de prácticas de discriminación político-partidista y de una remuneración que presenta déficits abismales en relación con las necesidades, trae como consecuencia la creciente deserción y emigración de los docentes calificados en busca de condiciones dignas de vida y de trabajo;
CONSIDERANDO 
Que los cambios curriculares impuestos por el gobierno sin presentar balance, sin establecer las principales determinaciones de las deficiencias del sistema y sin consultar al país, se hacen con la pretensión de imponer en el subsistema de educación básica, el pensamiento único que sólo sirve para el control social;
CONSIDERANDO
Que el impacto causado por la migración, producto de la crisis social, ha ocasionado un proceso de desprotección del derecho a la educación de niños, adolescentes y jóvenes, quienes al mismo tiempo están siendo afectados por la descomposición familiar;
CONSIDERANDO
Que las interrupciones de las clases por parte del gobierno, acompañadas de prácticas de control social político-ideológico, atentan contra el cumplimiento del calendario escolar, la calidad de la educación que se les ofrece y su derecho a la libre asociación;
CONSIDERANDO 
Que el colapso del subsistema de educación superior como resultado de años de cerco económico por parte del gobierno nacional, ha impedido su crecimiento, el trabajo de investigación y extensión, el surgimiento de nuevas carreras, provocando el éxodo de talento y la inequidad social;
CONSIDERANDO
Que la vulneración de la Autonomía Universitaria como política represora del Gobierno Nacional, se evidencia en el allanamiento de los recintos universitarios con estudiantes heridos y presos; destrucción de bienes e infraestructura; centralización en OPSU de las nóminas, prestaciones sociales, recursos de salud y seguridad social; la centralización del ingreso estudiantil por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología ; el secuestro de la democracia universitaria al impedirse, a través del Tribunal Supremo de Justicia, la renovación de las autoridades de las universidades autónomas, en los períodos pertinentes y de acuerdo con su normativa.

ACUERDA 
PRIMERO
Declarar la Emergencia Humanitaria Compleja de la Educación en Venezuela.
SEGUNDO
Exhortar al gobierno nacional al cumplimiento de sus responsabilidades constitucionales sobre el Estado Docente y a una educación de calidad.
TERCERO
Convocar a la sociedad venezolana al debate acerca de la Emergencia Humanitaria Compleja de la Educación, a fin de producir una Ley Orgánica que sea expresión de un proyecto educativo de largo aliento a través del desarrollo de los principios constitucionales en la materia, para garantizar el derecho a una educación de calidad. 
CUARTO
Impulsar la creación de la Comisión Permanente de Educación de la Asamblea Nacional para el seguimiento de la situación de la educación en sus distintos niveles; ella deberá ser garante del restablecimiento del estado docente; de la justicia, equidad y trato digno para los profesionales de la carrera docente y de la igualdad de oportunidades para el acceso a una educación de calidad.
QUINTO:
Denunciar ante las instancias internacionales de los derechos humanos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA), la violación del derecho humano a la educación en Venezuela; exhortarlas a que sean garantes del derecho al estudio de los niños, niñas y adolescentes desplazados hacia otros países por la emergencia social en Venezuela, y solicitarles un seguimiento riguroso al cumplimiento de los tratados internacionales en materia educativa suscritos por la República, para contribuir a que se reviertan las causas del éxodo creciente de nuestros jóvenes.
SEXTO
Publicar el presente Acuerdo en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela; en todos los medios electrónicos de la Asamblea Nacional; así como hacer entrega formal a los gremios, sindicatos y organizaciones civiles del sector, a las organizaciones no gubernamentales defensoras de derechos humanos, a los poderes públicos nacionales, a las embajadas, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), a la Organización Internacional del Trabajo (OIT); y a los medios de comunicación nacional e internacional.
Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas, a los 25 días del mes de septiembre de dos mil dieciocho. Años 208° de la Independencia y 159° de la Federación.

OMAR ENRIQUE BARBOZA GUTIÉRREZ
Presidente de la Asamblea Nacional
JULIO CÉSAR REYES
Primer Vicepresidente

ALFONSO JOSÉ MARQUINA
Segundo Vicepresidente

NEGAL MANUEL MORALES LLOVERA
Secretario
JOSÉ LUIS CARTAYA
Subsecretario

lunes, 3 de septiembre de 2018

Docentes: Defendamos nuestra convención colectiva

Profesora Raquel Figueroa
El paquete económico de Nicolás Maduro es parte de toda una estrategia que busca desconocer y debilitar conquistas históricas del magisterio venezolano y los trabajadores en general. El aumento de salario, o mejor dicho, la compensación salarial anunciada por la dictadura, no será más que una ilusión en un corto tiempo ya que dicho anuncio viene acompañado con medidas que golpearán mucho más nuestro poder adquisitivo. La hiperinflación, el aumento del IVA a 16%, el aumento de la gasolina al internacionalizar y dolarizar su precio, el incremento de la tarifa del pasaje y de todos los servicios públicos se comen el supuesto aumento anunciado. Resalta el siguiente dato: El 68% del nuevo salario mínimo solo alcanza para los 25 productos regulados, 1 de cada uno, sin contar el aumento del IVA. Y no incluye el pago de servicios ni de los productos de aseo personal y doméstico. Viviremos una nueva caída de nuestro poder adquisitivo y por supuesto, el desarrollo de una política sindical corporativista y patronal, que reproduce y justifica la acción del gobierno patrón contra los trabajadores. Ya veremos a los sindicalistas patronales dando loas a la dictadura y defendiendo lo indefendible.

En esta oportunidad queremos precisar dos aspectos importantes sobre el paquete de Maduro que tienen que ver con el sector magisterial:
  1. Ante la profundización de crisis social y económica que nos viene con este paquetazo madurista, hacemos un llamado a defender la Convención Colectiva, instrumento legal que rige las condiciones de trabajo y los derechos económicos, sociales y sindicales. La Convención Colectiva es una conquista y debemos defenderla a como dé lugar. Es decir, todo lo contemplado en ella es ley y las partes convenidas en su firma deben asumir un estricto cumplimiento y respeto. En ese sentido, señalamos que el patrono debe ajustar el nuevo salario mínimo a la tabla salarial que está contemplada en la II Convención Colectiva Única y Unitaria, tanto para los activos como para los jubilados. Hacer otra cosa es desconocer y violar el derecho ya determinado en la Convención Colectiva. Por eso hacemos la exigencia al Ministro de Educación para que convoque de inmediato al Comité de Evaluación y Seguimiento de esta Convención Colectiva Única y Unitaria para velar por el cumplimiento de estos ajustes y a la vez ir apartando tanta incertidumbre que ha generado la posición de unos pocos dirigentes sindicales que siempre han representado los intereses patronales y el silencio del Ministro de Educación.
  2. Queremos expresar con mucha firmeza que el instrumento social del magisterio y de los trabajadores obreros y administrativos de la educación es la Convención Colectiva, y no el carnet de la patria. No necesitamos ningún control social ni político impuesto por el patrono, cuando en nuestra Convención Colectiva está plasmada una serie de derechos socioeconómicos que tienen que ver con la protección social y que sólo exigimos que se cumplan. No necesitamos un carnet de la patria, cuando en nuestra Convención Colectiva está establecido para todos los trabajadores de la educación un programa de alimentación; cuando tenemos el Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (IPASME), instituto que debe mejorar sus servicios. No necesitamos el carnet de la patria, cuando en nuestra Convención Colectiva tenemos un plan de construcción de viviendas y lo que se necesita es que el gobierno cumpla con esa cláusula. No necesitamos el carnet de la patria para que el patrono cumpla con el HCM y no tengamos que ir del timbo al tambo para poder ser atendido cuando nuestra salud se ve afectada. Significa entonces, que el carnet de la patria podría liquidar, por la vía de los hechos, la Convención Colectiva. Se convertiría este carnet en un instrumento que regularía las relaciones entre el patrón y los trabajadores de la educación, además de ser un instrumento de control social y político, cosas que debemos rechazar contundentemente.
Ante estos dos aspectos expresados, la única perspectiva que tenemos es luchar para defender nuestros derechos y conquistas laborales. Cada maestro, cada docente, cada profesor debe recordar e internalizar que el magisterio fue edificado con luchas, con civilismo, con la movilización firme y combativa.

Llamo a mis colegas dirigentes sindicales nacionales y regionales del país a unirnos en una sola posición clasista. No es el momento de las ilusiones, de quedarnos en las críticas, aunque algunas puedan ser ciertas y justas. Es el momento de pelear por nuestra dignidad humana, por rescatar el valor del trabajo, por salvar la escuela, por nuestra Convención Colectiva y por reconstruir a Venezuela.

Es la hora del magisterio y el magisterio eres tú.

Profesora Raquel Figueroa
Dirigente Magisterial
Coordinadora Nacional del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez
Maestra

Soberano engaño: los 1800 de Maduro

Prof. Marlon Quintero

Ni el palabrerío ilusionista de Maduro, ni su sombrero mágico, ni su equipo de malabaristas, ni el circo que montó anunciando su paquetazo pueden rebatir la realidad y las simples cuentas de un trabajador atento.

Cualquier trabajador podrá tomar lápiz y papel y sacar la cuenta de cuanto gastaría mensualmente al comprar los productos “regulados”. Los resultados de la simple multiplicación destruyen la magia y se impone la implacable realidad.

Lo propio hizo un amigo obrero (de esos que el dictador disfrazado de ilusionista dice defender y representar). Él labora en una institución del estado y tiene una familia de cuatro miembros. A partir del primero de septiembre mi amigo ganará 1.800 bolívares de esos que mientan “soberanos”. Me comenta que para cubrir las necesidades muy básicas de su hogar durante un mes necesita garantizar lo siguiente:
  • 12 kg. Harinas de maiz x 20 = 240bs.S
  • 6 kg. Arroz x 42= 252bs.S
  • 6 kg. Pasta x 48= 252bs.S
  • 4 kg. Pollo x 78= 312bs.S
  • 4 kg. Carne x 90= 360bs.S
  • 2 litros aceite x 36= 72bs.S
  • 2 cartones de Huevo x 81,5 = 163bs.S
  • 4 kg. Caraota x 72 = 288bs.S
  • 4 kg. Sardina x 17,50 = 70bs.S
  • 1 Frasco de Mayonesa = 31bs.S
  • 1 Margarina = 39, 50bs.S
  • 1 Frasco de Salsa de tomate = 36bs.S
  • ½ Kg. Café = 12,5bs.S
  • 1kg. Azucar = 32bs.S
  • 2 litros de Leche = 97bs.S
  • 1kg Sal= 13bs.S
Estos son 16 de los 25 productos regulados según la Gaceta Oficial. Para comprarlos se necesitarían 2.396,25. Es decir, los 1800 Bs.S que con bombos y platillos ha anunciado la dictadura no alcanzan para comprar 16 productos “regulados”. Y mi amigo queda con un déficit de 596,25 Bs.S. es decir, un 33,12%

Todavía no han aumentado el salario formalmente y ya la dictadura concerta con un grupo de empresarios un listado de 25 productos de los cuales el costo sumado de 16 de ellos sobrepasan en un 133,12% el salario mínimo en bolívares dizque soberanos.

Y a mi amigo todavía le falta calcular:

  • La charcutería: mínimo, el queso.
  • Los aliños: Ají, cebolla, tomate, ajo, pimentón y comino…
  • Aseo personal: Crema dental, jabón de baño, champú, papel higiénico, toallas sanitarias, afeitadoras y cortes de cabello…
  • Aseo General: Jabón en polvo, cloro, desinfectante…
  • Servicios públicos: pasajes en transporte urbano, agua, electricidad, gas, telefonía / internet, televisión por cable, educación, entre otros gastos. 
Imagino que mi amigo no incluye los costos de la ropa de la familia, ni los consumibles de la vivienda tales como bombillos, por nombrar algo, ni medicinas ante una eventual enfermedad, porque en teoría esos gasto no son mensuales, pero en algún momento habrá que hacerlo. Tampoco está incluido los gastos de recreación familiar. 

Pero además, debemos tomar en cuenta las consecuencias y efectos del aumento del IVA a 16%, del incremento de la gasolina y de otras variables que seguirán incidiendo en el costo final de los productos del consumo de primera necesidad. Y aún así el dictador ilusionista, sostenido por el elenco militar, saca de la chistera un nuevo truco llamado “plan de ahorro“, para hacernos creer que con nuestro deficitario sueldo podemos comprar siquiera medio gramo de oro, o medio petro como engañó antes, para que el “transparente” BCV nos los ahorre. Un truco que la terca realidad se encargará de develar.

Los trabajadores debemos advertir que se trata de trucos y engaños para mantener la ilusión y la hipnosis colectiva, mientras la dictadura y sus mafias ganan tiempo para seguir afinando el control social, imponer sobre nuestras espaldas el peso de la crisis, preparar la represión ante el descontento popular y profundizar la entrega de nuestras riquezas a potencias imperialistas como China y Rusia. Todo este circo es para que creamos que benefician a las mayorías, mientras las mafias siguen robando el erario público al tiempo que nos hacen más pobres, nos explotan y oprimen política y socialmente.

Obrero, trabajador, pueblo en general, tengas o no el carnet de la patria, debemos tener claro que Maduro te engaña. Y te engaña doble. Por un lado te dice que hay revolución, que hay socialismo y que gobierna para las mayorías, pero en realidad vemos cómo se benefician los mismos de siempre: la oligarquía financiera, los importadores, los enchufados, las mafias, los gobiernos de China y Rusia, por solo nombrar dos potencias imperialistas. Por el otro, te dice que su paquetazo resolverá la crisis, que está orientado a mejorar el poder adquisitivo de toda la población, pero vemos como acuerda con grandes empresas aumentos de precios de productos de primera necesidad; vemos que desaparecen cada día más pequeñas y medianas empresas y como consecuencia, aumenta el desempleo, haciéndonos más pobres de lo que ya somos. Y ante este engaño, no nos queda otra cosa que preparar la huelga general contra el paquetazo madurista y organizar la tercera rebelión para salir de la dictadura.

Prof. Marlon Quintero
Dirigente Magisterial  
Sindicato de Trabajadores de la Educación 
Educador