sábado, 22 de diciembre de 2018

Informe de Asocejuprc a nuestros asociados y al magisterio

Colegas, resumimos información recabada y contrastada de algunos directivos nacionales de las federaciones sobre los pagos realizados este mes y por hacer -según- el 21 de diciembre.

1.-El día 1 de diciembre se hicieron dos depósitos. El monto menor correspondió a una fracción de la primera quincena de diciembre, "presuntamente" homologada con los beneficios que reciben los activos (primas de jerarquía a quienes les corresponda, de antigüedad, categoría, nocturno, geográfica, escuela bolivariana, profesionalización.) más la fracción del bono asistencial. El monto mayor corresponde al mes de aguinaldo faltante con base al sueldo de la #TablaDelHambreOnapre del mes de noviembre.

2.-El 5 de diciembre depositaron la fracción faltante que completaría la primera quincena de este mes. Sumadas las fracciones antes mencionadas, debería ser el monto a cobrar quincenalmente a partir de la próxima quincena que según, depositarían ayer 21 de diciembre. 

3.- El 14 de diciembre depositaron la diferencia de un mes de aguinaldo calculado con base al nuevo aumento del salario mínimo que entró en vigencia el 1 de diciembre. Las federaciones estarían preparando un documento que introducirían ante la instancia competente, a fin de reclamar la diferencia de los otros 3 meses de aguinaldo, en el entendido que legalmente el aguinaldo es un sólo concepto que no debe ser seccionado, independientemente que lo cancelen fraccionadamente. 

4.- Ayer 21, debieron cancelar la última quincena del año que como ya dijimos, debería coincidir con la sumatoria explicada en el punto 2 y el bono navideño o "hallaquero" que debe ser restado a los efectos de saber el monto exacto de la quincena ordinaria. El monto de este bono es de 720 Bs a quien le aplicaron el factor de corrección 225 de la #TablaHambreadoraOnapre, de allí este insultante y simbólico monto. 

5.- Los cálculos de la asignación por jubilación, del bono asistencial, bono navideño y demás primas homologadas a excepción de las de jerarquía, antigüedad y profesionalización, están siendo calculadas de acuerdo al factor de corrección 225 del instructivo Onapre (Instrucciones de Maduro y su #PaqueteHambreador) en vez de los parámetros establecidos en la Convención Colectiva vigente, violada y desconocida descaradamente por el régimen dictatorial usurpador del poder imperante en nuestro país. Recuérdese que están desconociendo el tabulador contractual donde hasta ahora, nos han robado el retroactivo del 17% desde octubre de 2016, el aumento del 40% a partir del 1 de septiembre, el bono de inicio del año escolar y toda la base de cálculo de las primas y bonos contractuales ya explicado anteriormente. Además de robarnos la educación popular, gratuita, científica y democrática, la calidad de vida, la soberanía nacional y las libertades públicas. 

En todo caso, estemos claros que para que sean respetados los derechos laborales, económicos, sociales, culturales y políticos de los trabajadores activos, pensionados y jubilados, es necesario seguirnos preparando y organizándonos para la lucha en función de salir de este régimen oprobioso, represivo, hambreador y explotador. 

¡Solo la lucha nos dará, lo que el patrono niega!

¡Nos rebelamos o nos matarán de hambre!


Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital 
ASOCEJUPRC

jueves, 20 de diciembre de 2018

Informe de la @UDSE_: Se agudiza el desplome de la educación como derecho humano



Presentación

En el mes de junio 2018 la Unidad Democrática del sector Educativo (UDSE) presentó el Primer Informe denominado Alerta, se desploma la educación como derecho humano. Cerrábamos el año escolar 2017-2018 pronunciándonos sobre la grave situación que vivía la educación venezolana para el momento. Parte de este informe permitió que avanzáramos en profundizar las investigaciones que le sirvió a la Asamblea Nacional la consideración de la declaratoria de la emergencia humanitaria compleja de la educación, que luego se materializó en un acuerdo unánime el pasado 25 de septiembre del presente año.

Lejos de mejorar la situación educativa hemos llegado a una profunda agudización producto de que el país continúa en una crisis económica, social y política ascendente. Ha sido precisamente el siglo XXI el marcado en Venezuela por la mayor pobreza, desesperanza y angustia del pueblo venezolano. 

La crisis humanitaria por la que atraviesa el país ha agudizado las precarias condiciones de la educación venezolana. La situación de salud con niveles alarmantes de enfermedades previsibles como el paludismo, la difteria, el dengue, así como la exacerbación de las condiciones de insalubridad, la falta de insumos mínimos en los centros de salud; ha afectado aún más las condiciones de vida de los venezolanos. Además del colapso de todos los servicios públicos han ocasionado un impacto negativo en el acceso a la educación. Insistimos en sustentar que

… las crisis humanitarias complejas suelen ser el resultado de una combinación de factores que van desde inestabilidad política, quiebre y fragmentación del Estado, generando conflictos y violencia, hasta el paulatino fracaso de políticas de desarrollo, desmoronamiento de la economía formal, desigualdades sociales y pobreza subyacente. Por lo tanto, haciéndola acreedora de características como su prolongada duración en el tiempo y su afectación en todos los ámbitos de la vida humana (Organización de Naciones Unidas- ONU).

Frente a esto el régimen de Maduro no ha cumplido con la responsabilidad constitucional de garantizar el derecho a la educación de los venezolanos, en especial de niños, adolescente y jóvenes, donde el principio del Estado Docente ha quedado como letra muerta y es usado a discrecionalidad para fines partidistas y de control social. 

Hemos querido complementar el Primer Informe presentado en junio 2018 con este balance que expone la agudización de la educación como derecho humano, para esto hemos querido centrarnos en ocho problemas que expresan con claridad que si no hay cambio de rumbo político las perspectivas para el 2019 serán trágicas para la educación. 



Problemas que expresan claramente el derrumbamiento de la educación como derecho humano 

Se sigue acentuando la deserción y la exclusión escolar 

El inicio del año escolar 2018-2019 produjo un alto grado de dificultades, llegando la primera semana de clases a una asistencia promedio nacional del 25% en los niveles iniciales y primaria destacando que ha sido la más baja que se haya dado en la historia de los inicios de los procesos escolares. Progresivamente mejoró, sin embargo; los primeros meses hasta ahora se mantiene una asistencia promedio nacional del 60%, destacando que los estudios estadísticos escolares la asistencia promedio debería haber estado entre 98 a 100 %. Por lo que el principal problema que viene afectando a los estudiantes es el acceso a las instituciones debido al colapso de los servicios de transporte y la poca alimentación en los hogares. 

Casos que marcan el problema de la exclusión escolar: 

  • No se pudo iniciar el año escolar en las 109 escuelas del Estado Amazonas y parte del Estado Bolívar afectadas por las lluvias que se dieron en los meses de agosto y septiembre. A comienzos del mes de octubre se comenzó con algunas actividades escolares, aunque se continúa con dificultades graves en las infraestructuras escolares. 
  • La deserción escolar en el Estado Bolívar se estima que puede llegar al 50% en algunas zonas más vulnerables a causa de la pobreza que refleja el Estado. Cifra por demás preocupante que fue formulada por el representante de los Centros Comunitarios para el Aprendizaje (Cecodap) y psicólogo clínico Abel Sarabia, quien hizo una gira por esa entidad federal a objeto de verificar las condiciones de la infancia y la adolescencia en la zona. (Cecodap.2018) 
  • Un nuevo problema amenaza la exclusión escolar como la presencia de grupos irregulares en zonas de Lara, Falcón y Trujillo. En el Estado Trujillo en el Eje Panamericano-La Ceiba, representantes del Colegio de Profesores de Venezuela han denunciado que las "bandas de delincuentes controlan la zona y hacen el mantenimiento de las escuelas, por lo que la comunidad siente algún agradecimiento. Esto le permite reclutar niños para incorporarlos a la banda delincuencial. Igual ocurre en el Municipio Valera. Los muchachos dejan de estudiar para trabajar en el mercado de verduras donde distribuyen no sólo alimentos sino drogas. 
  • La Fundación Redes a través de su coordinador profesor Javier Tarazona presentó testimonios de lugareños que niños de los Estados Zulia, Táchira, Apure, Bolívar y Amazonas e incluso de otros no fronterizos como Barinas, Mérida y Falcón son reclutados por estas organizaciones delictivas. De la misma manera se destaca las denuncias sobre estos grupos irregulares colombianos en territorio venezolano y el impacto que viene teniendo en la deserción escolar, llegando significativamente el 82 %: 

…con mayor énfasis en educación media, pues los estudiantes que cursan esta etapa de la escolaridad tienen las edades buscadas por estos grupos armados irregulares. El sondeo también arrojó que más de 75% de los niños y adolescentes que abandonaron las aulas en la frontera tienen vinculación directa o indirecta con organizaciones irregulares colombianas. (Fundares, 2018,007) 

  • Los niños, adolescentes y jóvenes están dejando de estudiar por hambre, por falta de motivación y en búsqueda de ingresos económicos para la familia. 
Sobre esto último, compartimos un testimonio de una población del Táchira: la directora me mostró una loma que está a unos cuantos kilómetros de la escuela: 

“¿Ve aquel cerro? Pues de ahí viene todos los días el profesor Alexis. Camina hora y media para llegar y luego repite para volver a su casa. Cuando crece la quebrada no puede pasar. No es el único que camina más de una hora para llegar al trabajo, y me fue enumerando otros docentes que también llegan a pie porque simplemente el transporte público ha dejado de funcionar. Otra profesora debe tomar 3 buses diarios. Todo el sueldo se le va en esos traslados. Aun así, en esa escuela, no sé cómo le hacen, el ambiente es muy bueno, es escuela granja y la parte del campo da gusto. Uno se conmueve pero también piensa cuánto heroísmo más habrá que pedirle al personal para que los niños tengan educación.” (Pernalete, L, 2018)

  • Los datos presentados por la investigadora Anitza Freitez muestran que lejos de mejorar las condiciones de vida se agudizan afectando el derecho a la educación, "la deserción escolar en niños y jóvenes entre 3 y 24 años se ubicó en 30%, es decir; 8 puntos porcentuales por encima de 2014, cuando se inició el estudio. Los principales factores que impiden la asistencia a clases son la falta de alimentos en los hogares o planteles, el colapso del sistema de transporte y las fallas en servicios públicos como el agua." (Revista SIC, Diciembre 2018)

El gobierno encubre la matrícula escolar real, ¿por qué?

  • Contradicciones en la información suministrada por las autoridades ministeriales. De acuerdo con el jefe de la cartera de Educación, un total de 7.644.869 se incorporarían a la aulas a partir del 17 de septiembre (Agencia Venezolana de Noticias) con un incremento matricular de 16,37 % con respecto al período anterior. Sin embargo, el 2 de octubre en alocución nacional a propósito de las clases en secundaria, señalo que el incremento era de 7 %. Es necesario que se aclaren las cifras. No sabemos si es referido a este nivel y de dónde se estimó entonces el primer porcentaje señalado. 
  • De lo que va de año escolar el MPPE no ha diseñado un plan especial para atender la baja asistencia escolar que se ha mantenido hasta ahora. A un lapso escolar finalizando se debería estar asistiendo el 100% de la matrícula escolar en todos los niveles del sistema educativo, pero eso no ha ocurrido. 
  • Sobre la matrícula en los planteles privados, de acuerdo a las declaraciones de la autoridad ministerial se desprende que 1.202.600 estudiantes están en instituciones privadas, a pesar de la política de ahogamiento y fiscalización diseñada por el régimen. Si esto es así, cuánto fue la matrícula de los planteles oficiales, si partimos de la premisa que sustenta el MPPE que el incremento matricular se debe a la migración de estudiantes de los privados a los oficiales.
Aumenta las dificultades del Sistema de Alimentación Escolar 

En primer lugar, hay que resaltar que el inicio de año escolar 2018-2019 este derecho no se desarrolló en las primeras semanas del proceso escolar. La situación del Sistema de Alimentación Escolar es inaceptable. La ingesta prevista diariamente oscila entre 1.500 a 2.000 calorías diarias, sin embargo ningún plantel en el país ha recibido lo suficiente para que los escolares puedan cubrir las necesidades de alimentación. El 100% de los planteles que pertenecen al Sistema Boliviano de Alimentación Escolar no funciona con calidad ni en la cantidad prevista en ningún plantel a nivel nacional. 

La crisis alimentaria está lesionando el derecho a la alimentación de los niños y jóvenes. Al comienzo de este año escolar 2018-2019, en el mes de noviembre en todas las escuelas ubicadas en el Distrito Capital, el Servicio de Alimentación Escolar sólo ofreció crema de auyama para el almuerzo, desapareciendo en un 85% el desayuno y merienda escolar. En el resto del país solo sirvieron plátano sancochado con arroz y en algunas otras escuelas sólo granos. Se señala a la vez que este año escolar entre un 79% de escuelas dejaron de entregar el desayuno a los niños. Vale destacar que el año escolar 2016-2017 esta mengua se encontraba ya en un 69%, es decir; a como siga la crisis económica con sus medidas en pocos meses lo que queda del servicio en desayuno para nuestros niños en las escuelas estará desapareciendo. 

Presentamos algunos casos de planteles emblemáticos del país. 

En el caso del Distrito Capital 
  • Liceo Caracas: Instituto de formación de talentos deportivos con una matrícula de 900 estudiantes, donde el servicio que reciben no cumple con los nutrientes que necesitan para mantener las prácticas de atletismo, natación, entre otras disciplinas deportivas. Cabe señalar, que el inicio de este año escolar sólo recibieron crema de auyama. 
  • Unidad Educativa Gran Colombia: Resaltamos que este instituto educativo es uno de los principales Centros Pilotos del Proyecto Educativo y desde el año 2008 ha sido presentado a la Unesco como Modelo Educativo. Cabe también señalar que tienen todos los niveles educativos; incluyendo las Misiones. Esta institución ha rebajado los niveles de alimentación nutricional, hasta el punto que es casi nulo tener carne, pollo, pescado en las viandas. 
  • Algunos planteles de Fe y Alegría: a pesar de la situación que viven, se producen iniciativas comunitarias dirigidas por las autoridades para mitigar el hambre del estudiantado. En la Escuela Pablo VI de la Cota 905 ubicada en la avenida Guzmán Blanco de la Parroquia El Paraíso, con un estudiantado de 840 alumnos según cifras aportadas por la directora, ésta expresa que por lo menos 30% del estudiantado tiene severas dificultades para alimentarse en casa. 
En el caso del Estado Apure 
  • E.E.P.B. Alirio Goitia Araujo: Matrícula 971 estudiantes. Reparada en el 2009. En lo que se refiere a la cocina, no cuentan con una comida balaceada, se les da el desayuno en orejita sin queso, arepa con papa guisada en la mano. El almuerzo no se les provee de proteínas, se les suministra arroz con caraota, plátano o auyama sancochada y no es todos los días ya que lo que le dan alcanza para dos o tres días.
En el caso del Estado Guárico, Valle La Pascua
  • Escuela Lazo Martí: Los 1.000 estudiantes reciben plátano sancochado o una rodaja de piña. Cuando mucho arroz. La proteína se perdió hace mucho tiempo.
En el caso del estado Monagas 
  • Liceo Nacional José Miguel Sanz: Plantel patrimonio cultural con 1.283 estudiantes sin comedor, aunque se habilitó un reducido espacio de la cantina para convertirlo en cocina. Todos los implementos son donados y el reverbero es de un profesor en calidad de préstamo. La zona educativa no ha dotado de materiales y utensilios. Generalmente los estudiantes comen granos y una vez al mes proteína.
En el caso del Estado Trujillo
  • Escuela Eloísa de Fonseca Con una matrícula de 650 estudiantes. Los alimentos que se suministran son escasos. En la mayoría de las ocasiones se les pide a los padres y representantes colaboración para comprar el gas cuando llega algo de verdura para cocinar. Las clases se desarrollan medio día debido a la falta de alimentos.
En el caso del Estado Mérida 
  • El plantel José Atilio Mendoza: la situación es similar en todas las escuelas con programa de alimentación. Es una institución con 8 secciones, con capacidad para 200 niños, donde este año se inscribieron solo 138. Sólo están comiendo caraota con pasta o con arroz y se aliña con insumos que se le piden a los representantes, las porciones son pequeñas y no se corresponden con el gramaje que debería ingerir cada niño.
Son múltiples los casos de lo más de 4.000 planteles estimadas por el MPEE que deberían estar con un Sistema de Alimentación Escolar, sin embargo la política del Estado no ha permitido garantizar el derecho a la educación garantizando la alimentación de estos estudiantes. Esto ayudaría a resolver la situación de hambre que vive precisamente la población ubicada en las zonas más pobres del país porque en el hogar no tiene la capacidad adquisitiva para ello.

Descenso del Presupuesto Educativo

El profesor Luis Bravo Jáuregui, de Memoria Educativa, señala que 

“El Presupuesto Nacional 2018 contó con el monto de 36 billones 102 mil 59 millones de bolívares. La educación recibió la asignación de 8 billones 128 mil 679 millones de bolívares para su completo funcionamiento y reimpulso. Con esta suma de dinero, el Gobierno bolivariano desembolsó el 22,5 por ciento del presupuesto presentado al sector académico del país”. (Bravo, 2018

La fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, aunque no tiene competencia para ello, ha presentado un Presupuesto Nacional 2019 estimado en 424.939.016 Petros, en el cual el sector Educación, Ciencia y Tecnología tiene un peso de 13% en el mismo. Es decir, el gobierno reduce la inversión educativa en un 9%. 

Revisemos el cuadro 1 

Cuadro 1



En los últimos 15 años la administración pública ha mantenido un presupuesto reconducido anualmente ajustándose con créditos adicionales que los distintos ministerios actualizan para cumplir medianamente con las responsabilidades. Lo preocupante de la proyección presentada para 2019 es que se reduce aún más la participación del sector educación, evadiéndose de esta manera la responsabilidad del Estado de garantizar la educación. 

El cerco económico que en los últimos años ha sufrido las universidades públicas ha impedido su desarrollo, la investigación y la extensión son escasas, se profundiza la inequidad social por la falta de recursos asignados para becas y providencias estudiantiles, no hay crecimiento ni mantenimiento de la infraestructura, ni nuevas carreras mucho menos personal preparado para iniciar ofertas académicas adaptadas a las exigencias competitivas actuales, en otra palabras; hay un ahorcamiento de las universidades. 

García Arocha recordó, durante una entrevista a Globovisión el lunes 1º de noviembre, que del total de recursos que solicitan para la universidad solo les aprobaron el 30% y que, de ese presupuesto, el 80% se destina a pagar salarios. También precisó que solo 14% del presupuesto va dirigido a providencias estudiantiles, como comedores, transporte y becas. Aseguró que desde la Dirección de Mantenimiento de la UCV, adscrita al rectorado, se realizan esfuerzos para brindar calidad a la comunidad universitaria. 

CUADRO 2 

CUADRO COMPARATIVO COSTO POR ESTUDIANTES
Año 2017-2019

2017-18
2018-19
Matricula Educación Básica
6.393.404
7.644.869
Matrícula
Educación
Universitaria
2.710.350
2.853.000
Total
9.103.754
10.497.869
Inversión del sector en el presupuesto
22 % (*)
13 % (**)
(**)http://www.vicepresidencia.gob.ve/index.php/2018/10/23/presupuesto-del-ano-019-destinara-754-para-inversion-social/

La inversión en educación presenta una reducción de 9% en la estimación presupuestaria que no considera el impacto hiperinflacionario que está ocurriendo en el país, lo cual indica que estamos alejados de la realidad lo que causará mayores tropiezos para cubrir las necesidades educativas, no sólo en el pago del personal docente sino en bienestar estudiantil, infraestructura escolar, investigación para el desarrollo. 

La diáspora de docentes está acrecentando 

En el primer informe que presentamos en junio 2018 señalábamos que 172.000 educadores del nivel inicial, primaria y media han migrado a otros países buscando mejores salarios y condiciones de vida, esto representaba en ese momento el 20% de la totalidad de los docentes a nivel nacional. Sin embargo, estudios que hemos estado realizando sin concluir arrojan que ese porcentaje puede estar creciendo debido al aumento de la crisis económica y social que vive Venezuela .Entre el mes de enero y febrero de 2019 que tendremos precisión sobre este fenómeno social que estamos viviendo. 

Sin embargo, como información general, el Informe de Movilidad Humana Venezolana realizó una investigación sobre el flujo de migrantes que cruzan caminando el límite fronterizo entre San Antonio del Táchira (municipio Bolívar) o Ureña (municipio Pedro María Ureña) del Estado Táchira (Venezuela), hacia el registro del control migratorio en la oficina de Migración Colombia, ubicado en La Parada, municipio Villa del Rosario, Norte de Santander (Colombia). El trabajo muestral se aplicó a los emigrantes en un total 14.578 encuestados. 

Entre los resultados se destacan que la población antes de emigrar "20,1% estudiaban, culminando sus estudios antes del viaje 5,7%. El 14,4% tuvieron que abandonar sus estudios al decidir emigrar. Por grupo etario la población más afectada en su proyecto de vida en relación a su profesionalización, son los adolescentes y adultos jóvenes, el 36,1% y 15,9% respectivamente, abandonaron sus estudios antes de emigrar". Por otra parte, en cuanto a los profesionales 9% son profesoras y maestras y 28,8 % son especialistas en ciencias matemáticas, sociales humanísticas y auxiliares afines. Un potencial humano importante está perdiendo el país por la diáspora como consecuencia de la crisis humanitaria. 

El incumplimiento permanente de parte del Estado sobre la Convención Colectiva de los trabajadores de la educación se convirtió en violación de los derechos humanos. 

El 2018 está finalizando con un agravamiento del deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores de la educación y su entorno familiar. En nuestro primer informe, presentado el 27 de junio de este mismo año, se señalaba que el docente y el resto de los trabajadores de la educación experimentaban en su condición laboral una desalarización que de manera progresiva los arrastraban a una condición de pobreza, es decir; ya teníamos una entronización de las carencias más vitales para ejercer la vida. A seis meses de este análisis estamos hablando que el deterioro que está sufriendo de manera galopante el salario nos ha llevado a la desvalorización del trabajo, pero muy específicamente a la degradación de la función docente a causa de la catástrofe económica y del paquetazo económico implementado por el Estado y su gobierno. 


El estudio del salario del docente que presentamos en el mes de mayo en comparación con el costo de la Canasta Básica con el viejo sistema monetario, nos ubicaba que el salario del docente con categoría VI tenía tan solo una cobertura de 9,5% para cubrirla. A sietes meses y con un nuevo cono monetario, con dos decretos presidenciales de salario mínimo y con imposición de la tabla de ONAPRE al sector magisterial, el salario sigue hacia abajo, pulverizado. 

Presentamos el cuadro 3 que utilizando el costo de la canasta alimentaria y de la canasta familiar del mes de octubre 2018, queda evidenciada la desvalorización del salario y el exiguo valor del trabajo social que tiene la carrera docente para este gobierno. 

Cuadro 3


Nota: El salario que se ha tomado en cuenta para este estudio ha sido el salario base, ya que el salario integral correspondiente al resto de los beneficios profesionales y primas la tabla de ONAPRE prácticamente las desapareció


Estamos ante excesivas violaciones a la Constitución y por ende ante crueles violaciones a los derechos humanos. La Constitución en su artículo 91 reza: “Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales… un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica”. El artículo 104 establece “El Estado estimulará… a un régimen de trabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión”, referido este artículo al trabajo y la función del docente. El artículo 89 expresa “El trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras”. Todos esos derechos, al estar trasgredidos, el Estado no solo permanece de espaldas a nuestra Carta Magna, sino que los trabajadores no gozarán de trabajo, salario, alimento, salud, vida. 

El incumplimiento de la cláusula 40 de la I Convención Colectiva Única y Unitaria referente a la distribución de alimentos de primera necesidad violenta el derecho humano a la alimentación. 

El incumplimiento de todas cláusulas de las Convenciones Colectivas referentes a la seguridad social violenta el derecho humano a la vida, a la salud. 

El incumplimiento de la cláusula 34 de la II Convención Colectiva Única y Unitaria concerniente al buen vivir violenta el derecho a una vivienda digna. 

La alteración de la cláusula 60 de la II Convención Colectiva Única y Unitaria sobre el tabulador de salario básico docente por la imposición de la tabla de ONAPRE y por consiguiente todas las cláusulas que contemplan las primas violenta el derecho humano al salario suficiente para vivir con dignidad, violación del derecho que surge por la aplicación del paquetazo económico. 

Las políticas gubernamentales que hoy destierran los beneficios adquiridos en todas las Convenciones Colectivas violenta el derecho contemplado en el artículo 89 de la Constitución sobre que “ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales.” 

En el caso de los docentes jubilados y pensionados la situación es deprimente, ya que la asignación mensual es más baja que la que recibe los activos. Esto ha ocasionado pobreza y desprotección social. Importante resaltar que estos docentes son patrimonio pedagógico y social de la nación. 

El incumplimiento de todas las cláusulas de las Convenciones Colectivas referente a disfrutar de una educación de calidad violenta el derecho humano a la educación gratuita y obligatoria. 

La perversa práctica clientelar es utilizada por el Ministerio del Poder Popular para la Educación para el proselitismo partidista y la coacción a los educadores.- 

Desde el mes de octubre 2018 se ha acrecentado la práctica patronal de control, de coacción y de acoso laboral. En la medida que se profundizaba las denuncias por parte de los docentes sobre el deterioro de la planta física escolar, de la escasez de materiales didácticos, de los problemas técnicos de las Canaimitas, del mal funcionamiento del Servicio de Alimentación Escolar, transgresiones laborales, entre otros problemas que se encontraron en el inicio del año escolar 2018-2019; las Zonas Educativas, los Distritos Escolares y los directores encargados simpatizantes y militantes del partido de gobierno extremaban las medidas de persecución e intimidación, aplicando así procedimientos administrativos arreglados que llevarán a inducir aspectos del régimen disciplinario. Muchos hechos concretos no se pudieron procesar en las instancias competentes debido al miedo de los docentes de ser destituidos de sus cargos. En todos los estados del país está sucediendo esta práctica, pero de manera intensiva destacan Carabobo, Miranda, Zulia, Distrito Capital, Portuguesa, Barinas y Lara. 

Las protestas que los sindicatos regionales han impulsado en defensa de la II Convención Colectiva Única y Unitaria en estos dos últimos meses se vio marcada por la violación del derecho humano a la protesta, cualquier acción sindical fue calificada como “traición a la patria”. 

Las asambleas de ciudadanos, derecho contemplado en la Constitución, en este caso las asambleas sindicales, derecho contemplado en la Convención Colectiva de Trabajo, han sido saboteadas por el patrono. Caso que marcó esta práctica fue lo sucedido en Yaracuy, específicamente en los Municipios Bolívar y Peña, donde Directores de los Distritos Escolares se presentaron a las asambleas sindicales amedrentando a los docentes que se encontraban en ella, donde algunos de los docentes en condiciones de interinato no les quedó otra cosa por miedo a devolverse al plantel escolar. 


Organizaciones y Movimientos que conforman la Unidad Democrática del Sector Educativo

Parlamento Educativo

Movimiento Pedagogía Progresista

Movimiento de Educadores Simón Rodríguez

Movimiento Luis Beltrán Prieto Figueroa

Consenso Educativo 

Sectores de Educación Privada

Federación Venezolana de Maestros

Federación de Licenciados de Venezuela

Dirigentes Sindicales Nacionales y Regionales del Gremio Magisterial

Asociación de Profesores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador

Asociaciones de Profesores Jubilados y Pensionados del Magisterio

Secretarios Nacionales de Educación de los partidos: Copei, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Voluntad Popular, Alianza Bravo Pueblo, Bandera Roja, Primero Justicia, Movimiento Progresista de Venezuela, Avanzada Progresista


Referencias

Bravo J, L (2018). Memoria Educativa Venezolana http://luisbravoj.blogspot.com/2018/10/713-del-13-al-19-de-octubre.html

Materano, Julio (2018). Escuelas de Fe y Alegría se suman a esfuerzos en Petare y la Cota 905 para mitigar el hambre. 8-11-2018. CECODAP https://www.facebook.com/notes/cecodap-organización-i/escuelas-de-fe-y-alegría-suman-esfuerzos-para-aliviar-el-hambre-en-petare-y-la-c/2518248828200272

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. http://www.fao.org/emergencies/tipos-de-peligros-y-de-emergencias/emergencias-complejas/es/


Revista SIC (diciembre 1,2018). Datos de ENCOVI 2018 revelan el incremento de la pobreza en Venezuela http://revistasic.gumilla.org/2018/datos-de-encovi-2018-revelan-el-incremento-de-la-pobreza-en-venezuela/ 

Universidad de los Andes. (2018). CU intenta frenar la diáspora de docentes.  http://prensa.ula.ve/2018/06/05/cu-intenta-frenar-la-di%C3%A1spora-de-docentes

sábado, 15 de diciembre de 2018

Reto de los trabajadores venezolanos: rebelión democrática contra la dictadura, por @PedroxMoreno


Presentamos la exposición del compañero Pedro Arturo Moreno, directivo de la CTV, en la reunión nacional del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, realizada el 06/12/18

Pedro Arturo Moreno
Está finalizando 2018, en un agravamiento de la crisis general que sacude todo nuestro país. A este proceso de deterioro desde hace varios años lo hemos calificado de catástrofe, de un desastre que no tiene comparación en los últimos cien años. Vivimos los estertores de un régimen que durante dos décadas no solo destruyó cuestiones fundamentales atinentes a los derechos políticos y civiles, sino que también ha destruido la base estructural de nuestra sociedad, de nuestra economía, de nuestro tejido social. En ese sentido, cuando desde el magisterio, los docentes y en particular el Movimiento de Educadores Simón Rodríguez (MESR) analizan las circunstancias que vive hoy Venezuela, necesariamente deben partir de considerar cuáles son las condiciones objetivas en que nos encontramos en este cierre de año y qué perspectivas tenemos para 2019.

Revisar primero las condiciones objetivas necesariamente nos da los elementos que son fundantes de los procesos que están por venir. Por supuesto, la disposición y el ánimo de la población para transformar esta realidad (las condiciones subjetivas) tendrían que ser analizados particularmente desde la óptica de las posibilidades políticas, de las alternativas que se nos brinden desde el punto de vista de las formas de lucha, y en ese sentido vamos a dividir la exposición en esas dos partes.

En una presentación que hicimos a comienzos de 2017 en Maracay, en la cual les decía a los compañeros del MESR que 2016 había sido un año donde la caída de todos los derechos laborales era un escalón gigantesco que podíamos medirlo en una cifra: 62,5% disminuyó la capacidad adquisitiva de los venezolanos. Es decir, al finalizar 2016 podíamos adquirir solamente 37,5% de lo que obteníamos un año antes. A comienzos de 2017 la caída del producto interno bruto en los cuatro años anteriores era de 28%; eso nos daba una idea del conflicto que vendría en el futuro, en el sentido de la desvalorización del trabajo y en particular la desvalorización de la función docente. Recuerden que estoy hablando de un punto de deterioro que está bastante distante de lo que vivimos hoy. Hagamos la comparación luego de tres meses de implementación del paquetazo de Maduro (plan de recuperación y bienestar económico): el 20 agosto de 2018 el salario que significaba haber multiplicado por 35 el ingreso completo del salario mínimo que era de tres millones y algo, más dos millones de bono, había subido de esos cinco millones y tanto a 180 millones, es decir que era una multiplicación por 35. Luego, con el cambio e instalación de una nueva moneda, esos 180 millones pasaron a ser 1.800 bolívares de los nuevos; pero ya no es que sean bolívares de los nuevos, era otra moneda que según Maduro iba a tener un anclaje en el valor del barril de petróleo y en una figura que el gobierno mencionaba como petro. Esa figura, que hasta los momentos es mentira que se haya convertido en una criptomoneda, sigue siendo un título valor del Estado, por lo tanto el Estado le pone el precio que le da la gana, como hizo precisamente hace apenas unos días, cuando dijo que aumentaba el valor del petro multiplicado por 3.

En esos tres meses que han transcurrido desde el 20 de agosto, los 1.800 bolívares que significaban 30 dólares se han convertido en 4.500 bolívares, que representan al día de hoy menos de 10 dólares. Incluso con la última cifra del dólar paralelo están alrededor de 8 dólares. Esos 8 dólares son el programa de recuperación económica; es decir, nada más y nada menos, que el proceso de deterioro del salario no ha sido detenido sino todo lo contrario: hay un proceso cada vez más profundo de desvalorización del trabajo y de la educación.

En esa dirección queremos repasar algo de esas cifras que nos dan la situación económica y nos están hablando de que en el transcurso de un lustro ha disminuido el producto interno bruto más de 50% (y eso se mide en divisas extranjeras); que nuestra actividad económica pasó de representar un volumen de 400 mil millones de dólares a menos de 200 mil millones de dólares. La caída estrepitosa de la actividad económica por supuesto que es la base de la destrucción de todo lo que tiene que ver con la institución académica, con servicios públicos, con valorización del trabajo o con recursos destinados a la investigación, y eso ha profundizado un proceso que nos aleja cada vez más de salir rápidamente de esta circunstancia. La planta industrial instalada en Venezuela está trabajando por debajo de 25% de su capacidad, es decir que tenemos una instalación industrial que está siendo utilizada en menos de una cuarta parte, y quizás no sea este el elemento más grave, sino que se ha profundizado el rezago en la reconversión industrial, lo cual significa que cada día somos menos competitivos en comparación con países vecinos como Colombia, Ecuador y Perú, para no hablar de Brasil o Argentina.

En este momento la base de la economía se ha deteriorado y profundizado en la dirección de la política que ha preferido el gobierno, la cual es en definitiva que los venezolanos nos convirtamos en productores única y exclusivamente de riquezas minerales, pues a la tradicional explotación petrolera se incorpora la explotación en gran magnitud del diamante, el oro, el vanadio, el coltán y el torio, entre otros minerales estratégicos, con el Arco Minero del Orinoco. Estamos frente a un proceso donde hemos retrocedido desde el punto de vista de lo que es nuestra soberanía como país. Otra cifra que refuerza esta afirmación es la ofrecida por el presidente de Fedeagro: la producción vegetal del campo está surtiendo solamente 20% de la alimentación de la población venezolana; es decir, apenas una quinta parte de los alimentos que consumimos son producidos en el país. Eso nos habla de que toda esa campaña gubernamental de autoabastecimiento y soberanía agroalimentaria ha sido la mayor estafa contra los venezolanos.

Todos los elementos de la base estructural de Venezuela se han deteriorado con tal profundidad que de mantenerse esas políticas será mucho más difícil que el país pueda tener un nivel de desarrollo económico que le permita garantizar la realización del resto de actividades sociales, educativas o de esparcimiento de la sociedad venezolana, actividades que están prácticamente sumidas en un foso. Frente a eso tendríamos que ver que una economía extractivista no necesita preparación educativa, no necesita investigación, no necesita inversión más allá de trabajadores entrenados para un trabajo simple. No necesita investigadores, no necesita que las universidades tengan laboratorios. Nos comentaba un amigo que dirige un laboratorio para el procesamiento y análisis de los crudos petroleros, que el laboratorio de la Universidad Central de Venezuela tiene capacidad para 50 tesistas; y hoy (diciembre de 2018) no tiene ni un solo tesista. Esto muestra que pese a ser una de las actividades que está cobrando más fuerza en Venezuela, aun cuando la producción petrolera ha caído, la situación económica necesariamente nos habla de que el hecho educativo dentro de este régimen no es importante. Pero si extendemos esta observación, diremos que el trabajo complejo tampoco es importante para el régimen. El trabajo que significa la preparación técnica profesional, en la superación respecto a la adquisición de tecnología propia, no está siendo ni siquiera pensado.

Se dice que en diciembre bajará del millón de barriles el nivel de producción, de los cuales apenas 300 mil barriles están suministrando divisas para Venezuela, porque la otra parte está destinada al pago de la deuda que ha contraído el Estado venezolano fundamentalmente con la República China, pero también con Rusia y otros países de Europa. Los contratos secretos que está firmando Venezuela con Turquía, con Rusia, con China, con diversos países de los cuales está obteniendo financiamiento, no contemplan la preparación tecnológica de los venezolanos ni la adquisición de tecnología para nuestro país. El régimen está brindando nuestras riquezas minerales para que sean explotadas a discreción por esos países, en particular por sus compañías privadas.

Frente a este panorama y paseándonos por las posibilidades que Venezuela brinda para salir de esa catástrofe en la cual estamos sumidos, urge la necesidad de un cambio rotundo en la relación de Venezuela con el exterior. No podemos seguir pensando en la Venezuela de comienzos de la explotación petrolera en la década de los años 20 del siglo pasado, cuando era suficiente tener divisas para adquirir las cosas buenas que consumíamos acá y por lo cual la producción agroalimentaria se vino abajo. Revertir ese proceso de un mayor encadenamiento a los designios del imperialismo se convierte en el elemento fundamental para la reconstrucción de Venezuela, porque tendrá necesariamente un reflejo hacia el resto de actividades.

En este sentido, por ejemplo, la lucha por la valoración del trabajo debe estar unida a la lucha por el cambio político. No se puede exigir el cumplimiento del artículo 91 de la Constitución ―es decir, que el salario mínimo esté vinculado a la capacidad de adquirir los productos de la canasta básica― si el gobierno que genera esa necesidad se mantiene en el poder. Incluso si nosotros fuéramos condescendientes y dijéramos que el salario mínimo estuviera vinculado con la cesta alimentaria para octubre según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), el salario mínimo tendría que estar ubicado en 52.322 bolívares. Frente a una realidad y a un hecho jurídico, el problema de la lucha de los educadores y de los trabajadores en general no puede única y exclusivamente remitirse a los derechos que tanto la Constitución como las leyes establecen. Es necesario reivindicar la intangibilidad de los derechos en general, la progresividad e intangibilidad de los derechos laborales en particular y el derecho a no permitir que se retroceda en los convenios, en las leyes y en la Constitución. Como se decía en una manifestación frente al Ministerio de Educación: un contrato colectivo es una ley, es una ley tan ley como la ley del trabajo, como la ley de los impuestos, como la ley que rige las universidades.

En este sentido, debemos partir de algunos elementos fundamentales sobre cómo ubicar la lucha por salario, por la dignificación del trabajo, no única y exclusivamente exigiendo que se cumplan los artículos contemplados en la Constitución y en la ley. Los trabajadores tenemos que adentrarnos en conocer cuáles son los elementos que han producido este desastre, porque necesariamente es de los trabajadores, de los educadores en particular, de donde debe salir una propuesta, en la cual los derechos laborales formen parte de la reconstrucción del país una vez desplazada la dictadura del poder. Incluso pudiéramos estar proponiendo que la necesidad de que se cumplan esos derechos civiles y políticos frente a este régimen dictatorial no puede ser separada del cumplimiento de los derechos sociales, económicos y culturales.

En esa dirección, pensamos que las luchas sociales en Venezuela tienen que estar vinculadas estrechamente con la conquista de un cambio político, con el derrocamiento de la dictadura. Y por supuesto, con la instauración de un nuevo gobierno y un nuevo régimen que de verdad abra las puertas no solo al derecho de elegir decente y transparentemente a nuestros gobernantes, al derecho a la protesta, a la organización, a la libertad, sino que necesariamente ese nuevo régimen democrático también establezca que el desarrollo económico estará orientado fundamentalmente a la satisfacción de las necesidades del pueblo venezolano, que nosotros de verdad dirijamos la inversión tanto nacional como la que podamos recabar del exterior en un plan que nos convenga en el sentido de la repotenciación de las capacidades productivas propias. En ese sentido no se trata solamente de criticar lo que es una política extractivista, sino también esa crítica tiene que estar vinculada con una visión de respeto a la ecología, de la necesidad de que la explotación de esas fuentes minerales no vaya en detrimento de las fuentes hídricas del pulmón vegetal que representa esa parte de nuestro estado Bolívar.

Planteada esta circunstancia, ahora tenemos que ver de qué manera y con cuáles fuerzas el pueblo venezolano, los trabajadores y los educadores en particular tenemos que enfrentarla. El problema de la incertidumbre, de la ausencia de una referencia política que de verdad nos llene de esperanza, ha sumido a buena parte a la población venezolana en un estado de necesidad donde la gente lucha por sobrevivir cada día, trata de obtener los elementos mínimos para alcanzar la mañana siguiente, y por supuesto que eso deteriora los planes de cualquier organización, ya sea social, sindical, gremial o incluso partidista. Es el problema de cómo dotamos al pueblo venezolano de un aliento para salir de esta circunstancia.

Algunos ponen el acento (aunque han bajado su intensidad porque pareciera que los países imperialistas ya han descartado esa opción) en que la solución de nuestro problema es una intervención militar. Con la presión internacional no va a ser suficiente. Como hemos dicho bien claro, sin una permanente presión popular contra la dictadura, este régimen va a persistir. Porque este es un gobierno indolente, este es un gobierno que en absoluto se preocupa por la circunstancia que hoy está viviendo la población. En ese sentido, tenemos que conformar una fuerza política y social que necesariamente pueda, partiendo desde la base del pueblo venezolano, imbricar las fuerzas que existen en las instituciones, entre ellas la Fuerza Armada Nacional, pero también otras instituciones académicas, sociales, gremiales, sindicales, de diversa índole, que puedan unirse en un plan para salir de esta dictadura. No hay otra manera. Aquí no podemos pensar que de un proceso electoral dirigido por las cuatro rectoras esas, que son defensoras de este gobierno y de este régimen, o del tribunal supremo de justicia que está en la avenida Baralt, pueda salir alguna disposición que abra los caminos al cambio.

Quienes hemos decidido no rendirnos debemos construir una fuerza política y social (incluyendo a quienes han salido del país, la diáspora tan importante para nosotros) que pueda restituir esa fuerza material para el derrocamiento de la dictadura. Debemos tener claro que construiremos esa fuerza del cambio en medio de difíciles circunstancias que se agravarán cada vez más, porque se va a profundizar la situación de debilitamiento de la infraestructura, del trabajo y de las capacidades productivas, y aumentará el deterioro en el funcionamiento orgánico de las instituciones y de las organizaciones sociales y partidistas.

Estamos frente a un reto de marca mayor. No es sencillo hablar de que el 10 de enero vamos a estar sin presidente legítimo ―o mejor dicho, no es que hoy sea legítimo sino que incluso ese usurpador que fue puesto allí por la espuria asamblea nacional constituyente ahora va a quedar mucho más desnudo―, pero eso no significa que el cambio va a producirse el 11 de enero. No nos montemos en esa idea fantasiosa. Mientras no haya una fuerza que se dirija a sacar a estos tipos, no van a caer, no van a salir, y ya vemos cómo las mafias dictatoriales están en disposición de hacer uso de todas las formas de represión, de tortura, de intimidación y de chantaje, como lo acabamos de ver hace apenas una semanas con la detención del compañero Rubén González, secretario general de Ferrominera, acusado de un delito militar, cuando su lucha ha sido fundamentalmente por el rescate de los valores y de los derechos de los trabajadores, y se le acusa de “ataque a centinela” precisamente por una protesta frente a Ferrominera que se realizó con los trabajadores. Y entonces la acusación aviesa nos muestra lo que hemos tenido que afrontar.

La dictadura se dispuso a hacer uso de cualquier resquicio legaloide para detener la protesta popular y para incentivar el miedo, para que el miedo se les meta en los huesos a los luchadores sociales, para que el terror nos paralice. Frente a esto necesariamente tenemos que pasearnos por la irrupción de una vanguardia. Una vanguardia compuesta por los elementos más esclarecidos el pueblo venezolano abriendo paso a esa fuerza social y política que seguramente en cuestión de días va a sumarse en la medida que vea una posibilidad cierta de cambio. Frente a esas circunstancias, cuando nos hablan de una transición y unas elecciones y no nos muestran exactamente cómo va a ser logrado eso, puede más bien traducirse en un desencanto para la población, en un nuevo engaño, como lo fueron la “hora cero” y la huelga del 30 de julio de 2017, cuando se realizó la supuesta y e írrita elección de la Constituyente. La oposición venezolana tiene que sentarse de verdad y enseriarse en los planteamientos de una ruta, en primer lugar, que cuente con el apoyo de las fuerzas vivas nacionales, con las fuerzas sociales y políticas, para que de verdad el cambio pueda producirse.

2019 va a ser un año que probablemente va a irrumpir con luchas de masas, con protestas de calle, pero que en primer lugar tienen que estar basadas en una gran jornada de clarificación entre las bases del pueblo, de comprender qué significa lo que estamos viviendo, de saber cuáles son el engaño y la trampa que nos están volviendo a montar desde este régimen dictatorial, para que verdad, una vez clarificados, podamos contar con una mayor cantidad de militantes y activistas dispuestos no solamente a salir a protestar por salarios dignos, por una educación popular gratuita y democrática, sino que también estén dispuestos a luchar por la libertad, por restituir la democracia, por restituir la Constitución. Y eso necesariamente nos puede conducir a la utilización de formas de lucha mucho más difíciles.

Hay que preparar a esa vanguardia para que tenga la disposición de asumir este reto; porque no es fácil, diciéndolo no está resuelta la cosa. Sin embargo, el pueblo volverá a incentivar en nuestra juventud la necesidad que tenemos de plantarnos en Venezuela para rescatar nuestro país. Esta es una labor difícil pues muchos de esos jóvenes, incluso los que están a punto de terminar sus estudios universitarios, ya tienen la vista puesta en otros países. Eso tenemos que revertirlo con la creación de una esperanza que venga principalmente de la confianza en nuestras propias fuerzas.

Creemos que 2019 nos va a presentar una circunstancia de muchos retos, de muchas exigencias. Venezuela tiene los recursos y las reservas como para afrontarlos. El MESR ha sido importante para orientar acerca de cómo salir de esta incertidumbre, para crear dentro del magisterio venezolano la claridad de cuál es su rol, tanto en la producción del cambio como en la reconstrucción de un sistema educativo que de verdad atienda la necesidad, no solamente de elevar la capacidad académica y de investigación, sino que esas capacidades estén vinculadas con la reconstrucción de nuestra soberanía e independencia económica y política.

Pedro Arturo Moreno
Sec. Ejecutivo de la CTV
Responsable del Departamento de DDHH de la CTV

domingo, 25 de noviembre de 2018

Sobre el momento político y social en el magisterio venezolano


Estoy convencida de que está aumentando vertiginosamente el descontento entre los docentes al servicio del Ministerio de Educación. Lo vemos en las diferentes protestas que protagoniza el magisterio en todo el país. Ejemplo de ello es Barinas, con el paro de 48 horas, donde más del 90% de los educadores, con el apoyo de las comunidades, paralizaron las actividades en protesta contra #LasTablaDeHambre impuestas por la dictadura y exigiendo respeto a la contratación colectiva. Otro ejemplo de la disposición de lucha de los docentes es el referéndum consultivo en Carúpano, donde más del 90% de los consultados se pronunciaron a favor del paro nacional. 

Estas acciones magisteriales son solo una pequeña muestra de que en las regiones hay una escalada importante de las diversas actividades de protesta. Esto tiene una importancia vital en la estrategia de lucha del magisterio en particular y de los trabajadores en general. 

Resalta que algunos sectores de trabajadores identifican con mediana claridad que la lucha por salario y el respeto de la convención colectiva debe combinarse con la lucha por el cambio político, puesto que se comprende que mientras esté el chavismo en el poder se seguirán violentado las convenciones colectivas. 

Un ejemplo de ello es que estas alturas el ministerio, bajo el mando de Aristóbulo Istúriz, mantiene la decisión del ejecutivo de seguir aplicando el instructivo emitido por la ONAPRE, donde se elimina de facto los contratos colectivos. 

Si pensamos que la lucha del magisterio y de los trabajadores venezolanos es netamente sindical y por lograr reivindicaciones laborales y salariales, la realidad nos impactará en la cara, porque nuestra justa lucha laboral y reivindicativa trascenderá a lo político, es decir, será también una lucha por desplazar del poder a quienes nos quitan nuestros derechos laborales, nuestras conquistas 

La base del magisterio en las distintas concentraciones y protestas que se han llevado en los últimos tiempos, ha gritado consignas de claro contenido político, es decir, cuestionan la permanencia en el poder de Nicolás Maduro y sus mafias, causantes de la peor crisis que haya vivido Venezuela en 60 años. Esta madurez de la base magisterial se expresa en Lara, cuando en una asamblea multitudinaria los educadores se manifestaron por la salida de la dictadura. 

Esto solo son algunos ejemplos que expresan la elevación de la conciencia en los docentes del país. Lo propio ha sucedido en otros sectores de los trabajadores, que comienzan a comprender que con Maduro en el poder no habrá lucha gremial que valga. Negar esto es simplemente engañarse a sí mismo. De nada sirve atomizar el descontento reduciendo la lucha magisterial a lo reivindicativo. De seguir en esta senda la base juzgará que su dirigencia no se puso al frente de la circunstancias. 

Por otro lado, no se puede tapar el sol con un dedo. Debemos señalar que las federaciones sindicales del magisterio siguen relegando a algunos sindicatos su responsabilidad de declarar el conflicto de una vez por todas, lo cual debe traducirse en la lucha constante, perseverante y tajante en defensa de la convención colectiva. Esto pasa porque se hagan los esfuerzos necesarios por unificar esta lucha (defensa de la II CCUUTMMPE) con los diferentes sectores de educación como son los administrativos, obreros y comunidad. De esta forma estos gremios podrían irradiar y presionar para sumar esta lucha con la del resto de los trabajadores que también se encuentran en conflicto en defensa de sus convenciones colectivas, para luego coadyuvar a que trascienda a la lucha por el cambio político (reitero mientras el chavismo siga en el poder no habrá respeto a las convenciones colectivas). En otras palabras, hacer realidad la consigna #TodasLasLuchasEnUnaSolaLucha. 

El jueves 29 de noviembre tendremos de nuevo la oportunidad de salir a la calle. Ese día realizaremos una Asamblea de Trabajadores de la Educación frente al Ministerio de Educación. Estoy segura que en esta manifestación se evidenciará la madurez política y la claridad de la base en combinar la lucha reivindicativa con la lucha política. Ahí estaremos, exigiendo respeto a la contratación colectiva, rechazando las #TablasDelHambre y gritando #AbajoLaDictadura. 

Karina Molina
Movimiento de Educadores Simón Rodríguez 
Delegada Sindical de SINVEMA y SINTRAENSEÑANZA

martes, 13 de noviembre de 2018

Proclama de los trabajadores de la educación: ¡Basta de Explotación!


Nosotros, educadores, personal administrativo, obreros educacionales, activos, jubilados y pensionados, debemos unirnos fraternalmente para gritar juntos a Venezuela y al mundo: ¡No queremos ser por más tiempo los nuevos esclavos del Siglo XXI! ¡No queremos que nuestras familias padezcan hambre, miseria y enfermedad! ¡No queremos soportar por más tiempo la paga de un salario de explotación que nos ha convertido en la mano de obra más barata al servicio de poderosos nacionales e internacionales! ¡No queremos seguir pagando la crisis económica, fiscal y social que el Gobierno generó y ha echado sobre nuestros hombros en forma de paquetazo criminal y hambreador! ¡No queremos seguir siendo testigos impotentes del descalabro y la destrucción de la educación, y su negación como medio de ascenso social para los hijos del pueblo! ¡No queremos aceptar la desprofesionalización y desaparición de la carrera docente! ¡No queremos seguir observando la diáspora de docentes de educación primaria, media y universitaria ante la indolencia gubernamental que no hace nada por evitarlo! ¡No queremos seguir viendo con impotencia la devastación de nuestra patria, que es la devastación del pueblo mismo! ¡No queremos que nuestras riquezas naturales, mineras e hidrocarburos sigan siendo entregadas y depredadas por las potencias imperialistas de turno, comprometiéndose el futuro y la soberanía de toda nuestra nación! ¡No queremos soportar por más tiempo este régimen de explotación y tiranía! ¡De hambre, miseria y corrupción! 

¡Ante tanta destrucción, los trabajadores decimos basta y proclamamos: ¡Queremos un país de hermanos, de trabajadores y productores libremente asociados donde se liberen todas las fuerzas productivas, que generen toda la riqueza necesaria, que justa y equitativamente sea repartida según la necesidad y trabajo de cada quien! ¡Queremos un país desarrollado y diversificado industrialmente! ¡Queremos un país que produzca todos los alimentos que consumimos y que haga buena y real la consigna de soberanía agroalimentaria! ¡Queremos un país donde se canalice el ahorro social hacia la inversión productiva y no especulativa! ¡Queremos un país donde sea protegido el producto y la empresa nacional! ¡Queremos un país de progreso, de paz y bienestar para todos! ¡Queremos un país donde la educación forme ciudadanos para la nueva ciudadanía, donde sea elevado el arte, el saber y el conocimiento científico para todos! ¡Queremos un país con una nueva democracia, directa, real, sustentada en asambleas de ciudadanos libres! ¡Queremos un país donde la ética sea el norte que guíe el ejercicio del poder al servicio del ciudadano! 

Los trabajadores de la educación, que dejamos la vida en formar varias generaciones, queremos dejar un mejor país a nuestros hijos y nietos, y queremos luchar y conquistar este país, que no es un sueño, que no es una utopía, que será una realidad si nos disponemos a construirlo entre todos, como hermanos. 

¡Vivan los trabajadores de la educación!

¡Viva la unidad de todos los trabajadores!

¡Unamos todas las luchas en una sola lucha!

¡Luchar, luchar, hasta vencer!

¡El magisterio unido, jamás será vencido!


Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital. 
14 de Noviembre de 2018 
@asocejuprc

jueves, 1 de noviembre de 2018

El maestro luchando también está educando, por Karina Molina

Prof. Karina Molina

"Ser maestro y no luchar es una contradicción pedagógica"
 
Ayer miércoles 31 de octubre el magisterio del área metropolitana de Caracas demostró la disposición a luchar por sus derechos. Esta asamblea frente al Ministerio de Educación, convocada por la dirigencia sindical y diferentes movimientos de base, es expresión de que seguimos siendo el sector de los trabajadores que representa la luz ante el autoritarismo patronal. Por eso considero pertinente seguir perseverando en esta lucha y masificarla aún más. Exijamos con nuestras protestas el respeto a la carrera docente y a las convención colectiva, derechos que han sido violentados con la imposición de las #TablasDelHambre de la ONAPRE. Estas tablas son parte de toda una política que se ha trazado desde el régimen para colocar sobre los hombros del pueblo trabajador el peso de la crisis social y económica que el ejecutivo generó. Es el #PaquetazoDeMaduro en pleno desarrollo y va contra de los trabajadores venezolanos. No contento con la entrega de nuestra soberanía a intereses extranjeros, ahora el patrón quiere que los trabajadores paguemos esta crisis que nos ha llevado a la miseria y la depauperación. En este sentido, y ante tantos atropellos e injusticias, cobra vigencia la consigna desechemos las ilusiones, preparémonos para la lucha.
 
Propongo lo siguiente:
 
1. Que en las escuelas, liceos y centros educativos se continúen implementando las actividades que permitan informar sobre la situación actual de la convención colectiva a la mayor cantidad de colegas. Denunciemos que hasta ahora el patrono no ha atendido los llamados de nuestros representantes sindicales, ni tampoco ha atendido ni una sola de las cláusulas de la II Convención Colectiva Única y Unitaria de los Trabajadores del MPPE. Denunciemos que además de irrespetar las tablas salariales estipuladas en este instrumento, no ha pagado el bono de inicio de año el escolar, el 40% de aumento salarial que correspondía en el mes de octubre, cuestión esta que no solo atañe al gremio docente sino también al administrativo y obrero.
 
2. Estar atentos a los boletines que son emanados por los compañeros del sindicato SINVEMA, en los que nos informan el estatus de las gestiones que realizan ante los representantes patronales. Que estos boletines sean objeto de debate en las asambleas, conversaciones en horas de almuerzo, reuniones departamentales, etc. y que además sea también debatido con los compañeros directores, supervisores etc., puesto que también son parte del pueblo trabajador y por ende son parte del magisterio al que se la violado la convención colectiva.
 
3. Compañeros, es justo y necesario que sigamos en la lucha, por lo que sugiero que desde cada centro de educación se vaya constituyendo y organizando un Comité de Defensa de la Convención Colectiva (CDCC), que pueda llevar al resto de los compañeros la información, que organice en los diferentes centros educativos acciones de protesta y asambleas, cuyas conclusiones se expresen en actas donde firmen la mayor cantidad de colegas y se haga conocer los planteamientos de rechazo y repudio a la violación de nuestros derechos laborales.
 
¡LUCHAR, LUCHAR Y LUCHAR,
HASTA QUE LA VICTORIA NOS SORPRENDA!


Profesora Karina Molina
Miembro del Movimiento de Educadores Simón Rodríguez Delegada sindical de SINVEMA Caracas 
Delegada Sindical de Sitranenseñanza Distrito Capital

domingo, 14 de octubre de 2018

Educador: ¡A defender tus derechos y la educación del pueblo!

A casi dos meses de implementarse el paquetazo-tablazo de medidas fiscalistas y monetaristas de Maduro, aplicadas con el pretexto de abatir la inflación y recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores, ha quedado evidenciado en los hechos, que el paquete madurista fracasó y que sus únicas víctimas son los trabajadores y el pueblo. Ni los dueños del capital financiero, los monopolios, oligopolios e importadores, ni la casta político-militar que gobierna, están siendo afectados por este programa de rescate impuesto por el imperialismo chino.

Sin consultar con los trabajadores ni reparar en formalidades y procedimientos, el régimen, arbitraria e ilegalmente, modifica unilateralmente las condiciones de trabajo, imponiendo un tabulador único que comprime todas las escalas de sueldos y salarios, desconociendo todas las convenciones colectivas y borrando de un solo plumazo casi 70 años de luchas laborales, reivindicaciones económicas, sociales, profesionales y sindicales.

Pero también se sacrifica a toda la educación. Las escuelas y universidades sufren la diáspora de alumnos y docentes por la ruina a que la somete el gobierno, con presupuestos deficitarios, sin comedores ni PAE y falta de dotación de todo tipo. Hoy los niños y jóvenes no quieren estudiar porque la educación dejó de ser un mecanismo de ascenso y progreso social.

En el caso de los educadores, el paquetazo-tablazo desconoce el carácter profesional de la docencia al equipararla con los oficios. En efecto, el artículo 104 de la Constitución Nacional reconoce a la docencia como una profesión y una carrera a la que se ingresa y permanece mediante ley, a través de evaluación de méritos, mediante la cual al educador se le reconoce “un régimen y nivel de vida acorde con su elevada misión”. De modo que la remuneración de los educadores, por criterio constitucional, no puede ser objeto de salario mínimo, ya que al ser una carrera, nos regimos por un tabulador diferente al de la administración pública, expresado en capacidades, destrezas académico-profesionales, antigüedad, categorías, jerarquía, entre otros méritos.

Si algo debe cuidar una sociedad, un estado y un gobierno es su educación, pues es la única profesión que forma ciudadanos y construye ciudadanía; fomenta el sentido de pertenencia, de identidad nacional y amor por la patria, valores intrínsecos que soportan la integridad de un país. Los educadores son los primeros y más importantes funcionarios públicos, son los responsables de la reproducción de la fuerza de trabajo, por lo que tan gigantesca e invalorable función no debe ser mezquina e injustamente remunerada, menos aún si quienes tienen la responsabilidad del estado dicen ser intérpretes de la justicia social. Pues bien, deberían hacer buena la letra y espíritu del artículo 104 constitucional.
Al ser una violación masiva y generalizada de derechos adquiridos de los trabajadores, que afecta a todo el sector educativo y el derecho humano a la educación, los educadores de todos los niveles y modalidades tenemos que hacer un frente común en defensa no solo del salario y la convención colectiva, sino de toda la educación.

En el magisterio, en particular, debemos estar atentos y exigir a nuestros representantes de la coalición sindical que cualquier diálogo con el patrono-estado debe estar acompañado con la movilización permanente de la base de los trabajadores. La convención colectiva y la educación se defiende en todos los escenarios posibles, ya sea en la calle y o en la mesa de diálogo que de forma natural hay entre los sindicatos y el patrón estado. Ello es la garantía para que no se nos madrugue con acuerdos que lesionen nuestros intereses, los del niño y la escuela.

¡Hacia la Protesta Nacional de la Educación!

¡En cada escuela, en cada universidad, en cada municipio un Comité de Defensa de los Derechos Laborales y la educación del pueblo!

#NoAlPaquetazoTablazo

Pedro García 
Presidente de la Asociación de 
Educadores Jubilados y 
Pensionados Unidos de la Región Capital